La vuelta al proteccionismo, el reto del nuevo Parlamento Europeo

E. MARTÍNEZ MADRID.

El Parlamento Europeo que se conforma en las elecciones de hoy tendrá que hacer frente a unos nuevos retos que hace cinco años no estaban sobre la mesa. El primero, como no podía ser de otra manera, las hostilidades comerciales entre Estados Unidos y China, que afectan profundamente a Europa aunque se esfuerce por no posicionarse políticamente en ningún bando.

Tendrá que plantar cara al conflicto con medidas concretas si Donald Trump finalmente impone los aranceles con los que lleva amenazando desde hace un tiempo a la UE. Se trata de las tasas a los vehículos y componentes importados de Europa, lo que dañaría sobre todo a la industria alemana, hasta ahora motor de la economía de la eurozona. «Cuanto más aumente la rivalidad entre China y EE UU, más difícil tendrá la UE manejarse con neutralidad y habrá que posicionarse», reconoce el Parlamento Europeo en el documento 'Diez tareas a tener en cuenta en 2019' publicado en enero.

Por ello, el Parlamento que salga de las votaciones tendrá que defender el cumplimiento de las reglas del comercio internacional basadas en la institución de la OMC que, según los expertos consultados, Trump está pasando por alto.