El Gobierno aplaza la acotación de las viviendas turísticas

Viviendas. /José Ramón Ladra
Viviendas. / José Ramón Ladra

Tras dar más poder a las comunidades de vecinos para impedir que un piso se alquile como vivienda vacacional, aún tiene pendiente «armonizar y fijar un criterio» general

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Consultoras inmobiliarias y webs especializadas reconocen que el fenómeno creciente de los pisos turísticos también está presionando al alza el precio de los alquileres de vivienda. «No son pocos los inquilinos que -apunta Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com-, en el momento de renovar el contrato, se han topado con una actualización de la renta imposible de asumir, fruto del deseo del casero de poner el inmueble dentro del alquiler vacacional».

Por eso, según advirtió el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en su última comparecencia en el Senado hace tres semanas, «es el Estado el que debería tratar de armonizar y fijar criterio» al respecto de esta problemática, por más que algunas comunidades autónomas y ayuntamientos hayan avanzado ya en algunas propuestas. Pero por ahora, más allá de crear grupos de trabajo y celebrar reuniones en un tema donde comparte competencias con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, apenas se han sacado adelante medidas.

Solo un cambio concreto, aprobado precisamente ayer junto al decreto de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler. Una vez entre en vigor, ya no hará falta la unanimidad de una comunidad de propietarios para prohibir que uno de sus pisos pueda alquilarse con fines turísticos. Bastará con una mayoría de tres quintos para limitar o condicionar su actividad, e incluso elevar hasta un 20% su participación en los gastos comunes por la frecuencia de inquilinos.

Pero del resto de cambios que varios miembros del Ejecutivo venían hablando desde el verano, nada de nada. Por ejemplo, «acotar las definiciones» del arrendamiento de temporada y «los términos de la remisión del alquiler turístico de vivienda a su normativa sectorial», dos puntos ya «trabajados» -según Ábalos- pero aún no aprobados.

Ser «más precisos»

Y eso que el propio ministro considera «inevitable» establecer «de forma precisa» esa «exclusión» de la vivienda de usos turísticos en el régimen de la Ley de Arrendamientos Urbanos, si es que realmente se pretende «la optimización del uso del parque de vivienda existente». Para ello, no obstante, también haría falta «definir» de una vez el concepto de viviendas vacías.

Para la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), sin embargo, no se puede asumir como «dogma» que la expansión de viviendas turísticas sea la principal causa de la subida de los alquileres. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), por el contrario, sí estima que «en determinadas urbes ha repercutido significativamente» en dicho aumento, pese a que el primer organismo sostenga que «no existe evidencia concluyente» de ello.

Más información

 

Fotos

Vídeos