La huelga en los controles de seguridad de Madrid-Barajas podría extenderse a Barcelona y más aeropuertos

La huelga en los controles de seguridad de Madrid-Barajas podría extenderse a Barcelona y más aeropuertos

El sindicato que convoca los paros por incumplirse los nuevos pluses pactados con el Gobierno y el sector extiende la convocatoria a casi todas las concesionarias de AENA

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

La huelga de los vigilantes de los arcos de seguridad del aeropuerto de Madrid-Barajas, prevista del 24 de agosto al 3 de septiembre, seguirá adelante tras fracasar este viernes la última reunión entre Alternativa Sindical, que representa a la mayoría de los trabajadores, y la concesionaria del servicio, Ilunion. De hecho, según la central, la compañía les ha manifestado que «nunca más se sentará» a negociar con ellos.

Con ese cauce de diálogo roto, la única opción de evitar los paros podía ser la mediación de AENA, la empresa semipública (el Estado controla el 51%) que gestiona la red aeroportuaria o directamente el Ministerio de Fomento. Eso es precisamente lo que ha pedido la Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (ACETA), que representa a Iberia, Vueling, Air Europa y Air Nostrum, entre otras.

Según ellas, no solo está en juego «la imagen y actividad turística del país», además de los derechos de los pasajeros y la propia operativa de las aerolíneas, sino también la economía «en su conjunto». Hablan ya de consecuencias «sumamente negativas» si no se anulan los paros, y por eso piden al Gobierno que adopte «todas las medidas necesarias» para que no se repita la situación «caótica» vivida hace un año en el aeropuerto de El Prat, con «innumerables colas en los filtros de seguridad, y las consiguientes pérdidas de vuelos y conexiones».

Precisamente el aeropuerto barcelonés vuelve a estar amenazado por los paros. Alternativa Sindical, apoyada por AVA, central especializada en trabajadores aeroportuarios, extiende su llamamiento a los vigilantes de cualquier base de AENA cuya concesión sea de Segurisa, Ilunion, Trablisa e ICTS. Son precisamente las cuatro compañías medianas que se hicieron con casi todos los contratos del ramo, adjudicados a finales de abril para un plazo de dos años -renovable por otros dos- y valorados en 345,54 millones de euros.

Los sindicatos les acusan de no pagar los nuevos pluses pactados en noviembre con el Gobierno y las empresas del sector –las grandes firmas como Prosegur y Securitas no acudieron a las licitaciones de AENA al considerar que no les eran rentables conforme a las nuevas condiciones-, y que a su vez se incluyeron luego en el convenio colectivo de los vigilantes aeroportuarios pero no en los acuerdos particulares de varias empresas. Incluso ya ha habido denuncias por ese motivo ante los juzgados de lo social.

Récord de empleo turístico

Por otra parte, el número de trabajadores dados de alta en la Seguridad Social en actividades vinculadas al turismo alcanzó los 2,52 millones en julio, tras crecer un 2,9% en un año. Registra así por tercer mes consecutivo un máximo histórico, según los datos facilitados este viernes por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

El 13,4% del total de afiliados en el mercado laboral está empleado en ese sector, y uno de cada cinco (el 19,4%) son autónomos. Agencias de viajes y turoperadores fueron los que más elevaron sus contrataciones (6,4%).

 

Fotos

Vídeos