El Gobierno devolverá el «papel protagonista» al convenio del sector

Magdalena Valerio./Efe
Magdalena Valerio. / Efe

Valerio aboga por recuperar también la ultraactividad con la idea de eliminar dos de los elementos más polémicos de la reforma laboral

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El Gobierno quiere terminar con la precariedad que se ha instalado en el mercado laboral español, donde cada vez abundan sueldos más bajos, contratos temporales más cortos y empleos a tiempo parcial con carácter involuntario. Ésta será una de las prioridades del nuevo Ejecutivo socialista y para ello, entre otras armas, pretende modificar algunos aspectos introducidos en la reforma laboral del PP, ya que es consciente de que su objetivo último de elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores tendrá que esperar al menos hasta la próxima legislatura. Así, su intención es devolver el poder a los sindicatos y para ello recuperará «el papel protagonista» del convenio del sector, endureciendo así los 'descuelgues' o inaplicaciones, y la ultraactividad de los convenios para que no pierdan su vigencia, tal y como anunció la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, durante su comparecencia en la comisión de Empleo del Congreso para explicar las líneas de actuación de su departamento.

Con ello, los sindicatos volverán a tener más poder en la negociación colectiva, algo que les arrebató la reforma laboral de 2012, que abrió la mano a que los empresarios pudieran actuar de manera unilateral sobre asuntos tan importantes como el salario y la jornada laboral, precisamente dos de los temas en los que el Gobierno quiere restaurar la primacía del convenio de sector, si es que finalmente no hay consenso para hacerlo con carácter general.

«Queremos recuperar el papel protagonista de la negociación colectiva, garantizando la eficacia del convenio durante su vigencia y evitando descuelgues, algo que debe ser solo un mecanismo excepcional», explicó la ministra, que también abogó por recuperar la causalidad de las medidas pactadas entre empresarios y sindicatos. «Apostaremos por crear empleo estable y de calidad, así como propiciar un espacio productivo donde la empresa no es de uno sino de todas las personas que la conforman», precisó Valerio, férrea defensora de conseguir un crecimiento más justo y menos desigual, quien, a modo de ejemplo deslizó un dato: las rentas más bajas pierden un 16% respecto a antes de la crisis, mientras que en las más altas el deterioro se reduce al 1%.

Además, la lucha contra la precariedad se dirigirá a reducir la elevada dualidad del mercado laboral español, con un porcentaje de temporalidad del 27%, el mayor de toda la UE. Por eso, habló de la necesidad de «revisar el modelo de contratación en general y en particular las modalidades de contratación temporal, para determinar vías de escape». En este sentido, ya anunciaron la semana pasada la derogación de los 'contratos estrella' de la reforma del PP: el de emprendedores y el de formación.

Pero Valerio no se olvida de los parados y por eso prometió «no escatimar esfuerzos y ofrecerles una integración plena». Así, además de convocar la mesa sectorial para crear una ayuda única para los mayores de larga duración, pretende revisar el subsidio para mayores de 55 años y rebajar la edad a los 52, así como solo tener en cuenta las cargas personales y no familiares, dos aspectos introducidos con el PP. Luchar contra el fraude laboral, la explotación laboral y la brecha de género, regular las plataformas colaborativas y avanzar en la conciliación son otros temas que abordará el nuevo Ejecutivo socialista.

 

Fotos

Vídeos