Las academias malagueñas se llenan de opositores para optar a las cerca de 33.800 plazas que se ofertan este año

El perfil medio de los opositores es el de mujeres de entre 25 y 35 años, que vienen del sector turístico y hostelero y buscan una estabilidad laboral para poder conciliar. /FRANCIS SILVA
El perfil medio de los opositores es el de mujeres de entre 25 y 35 años, que vienen del sector turístico y hostelero y buscan una estabilidad laboral para poder conciliar. / FRANCIS SILVA

Los centros de preparación de la provincia reciben una avalancha de solicitudes

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Tras más de un lustro de dura sequía, los tablones de anuncios de los ayuntamientos y los boletines oficiales de las distintas provincias, las comunidades autónomas y del Estado se han vuelto a llenar de ofertas de empleo público. Las restricciones derivadas de la crisis se han terminado y sólo entre 2017 y 2019, el Gobierno central y los regionales han sacado más de 333.000 plazas de funcionario, lo que ha devuelto el dinamismo a la contratación pública y ha recuperado el cuerpo de opositores.

Esto se está dejando notar con fuerza en las academias y centros de preparación de oposiciones en Málaga, donde después de muchos años vuelve a haber incluso listas de espera para algunos grupos, según destaca Jesús Ayala, director de la academia que lleva su nombre, situada en la calle Cuarteles, y con una década de trayectoria. «Aunque el grueso de los alumnos se matriculan en octubre, y luego siempre hay bajas, hemos tenido que ampliar varios grupos para poder atender toda la demanda», afirma.

Según explica, el 70% de sus 1.500 alumnos se preparan para lo que ellos llaman cuerpos generales, es decir, auxiliares y administrativos, tanto del Estado, las comunidades autónomas y las diputaciones. El 30% restante lo conforman los opositores a puestos en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, bomberos y agentes de Medio Ambiente, entre otros perfiles. «Hay más mujeres que hombres, alrededor de dos tercios, y la media de edad está entre los 25 y los 35 años», describe Ayala, para quien opositar «debe considerarse como un trabajo, dedicándole todos los esfuerzos». «Los que aprueban son los más constantes, el que la sigue la consigue», dice.

«Hay plazas que son muy vocacionales, como las de policías, bomberos y Guardia Civil», describe este preparador. El aumento de las plazas en estos últimos años ha hecho que las oportunidades de convertirse en funcionario se incrementen, aunque la ratio de aspirantes por puesto sigue siendo muy elevada. «La media puede estar en una plaza para cada 20 ó 30 solicitantes», estima Ayala. Como prueba de la solvencia de su centro, este preparador señala que de las últimas pruebas para auxiliares y administrativos del Estado, en las que se ofertaron 1.500 plazas en España, 120 se las llevaron alumnos de su academia.

Correos lanza su mayor oferta

Correos sigue siendo una de las principales empresas públicas del país. Con más de 50.000 trabajadores, la histórica compañía de mensajería se ha sabido reinventar para competir en un mercado cada vez más globalizado, en el que la mensajería y la paquetería ganan cada día más terreno, debido al auge del comercio electrónico. En este escenario, la oferta de empleo público del operador nacional es una de las más importantes del país.

En concreto, la Comisión de Empleo de Correos lanzó, a principios de este mes, su convocatoria oficial de Oferta Pública de Empleo, con 4.055 nuevos puestos fijos, de los 11.200 que pactó con las principales representaciones sindicales el pasado 19 de diciembre de 2018. Las plazas ofertadas se llevarán a cabo mediante el sistema de concurso-oposición.

La oferta de trabajo se ha destinado para que se puedan cubrir los puestos que, por falta de personal, debían de ser repuestos, tal y como exigían las principales organizaciones sindicales. Actualmente, no existe aún el reparto de las 4.055 plazas ofertadas, pero se estima que se divida de la siguiente manera, según ha indicado la Central de Sindicatos Independiente y de Funcionarios (CSIF): 1.869 corresponderán a la tasa de reposición del año 2017, plazas que quedaron desiertas como, por ejemplo, por jubilación y no se repusieron; 1.612 plazas corresponden a la tasa de reposición del año 2018; y 574 forman parte del Plan de Estabilización 2018-2020.

Sobre los 1.612 puestos fijos que corresponden a la tasa de reposición de 2018, CSIF ha señalado que deberán hacerse públicas las bases de la convocatoria antes de que termine el presente año. En total, la oferta de empleo público del operador estatal para el periodo de 2018 a 2020, acordada en Correos con los sindicatos, incluye mejoras salariales y la creación de más de 11.200 empleos fijos.

Sobre el perfil mayoritario de los opositores que acuden a su centro, Paco Padilla, coordinador de tutorías en Ceifor, ubicado en calle Comedias, número 9, asegura que abundan los que tienen entre 35 y 45 años, con estudios básicos y que vienen del sector turístico y la hostelería. «Son gente que está quemada de esos trabajos, no les satisfacen en sus necesidades básicas; hay muchos que vienen buscando conseguir los beneficios que no te da la empresa privada, un horario fijo, un sueldo más que digno y una estabilidad de por vida», argumenta Padilla.

Sólo para este año, la oferta de empleo público será la mayor de la última década. Así, el Consejo de Ministros aprobó, a finales del pasado marzo, la convocatoria de 33.793 plazas públicas, según el Gobierno, y que supera en casi 3.000 plazas la oferta del año anterior, que fue de 30.844 plazas.

En concreto, hay 20.781 plazas convocadas para la Administración General del Estado, 1.814 para las Fuerzas Armadas, 5.561 para Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, 2.237 para Justicia, 489 para Educación y 2.528 para la estabilización en el ámbito de la Administración, que corresponden en este último caso a los Presupuestos Generales del Estado de 2018. A todo esto se suman, además, las 383 plazas que aprobó el Ejecutivo en un anterior Consejo de Ministros para cubrir los servicios necesarios para afrontar el Brexit.

En estas convocatorias, por primera vez, el VIH, la celiaquía, la diabetes y la psoriasis dejarán de ser motivo de exclusión para acceder a una plaza pública, según destacó entonces la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Meritxell Batet. Según la responsable del Ejecutivo central, en los últimos diez años se han perdido 36.512 efectivos en la Administración.

«Por primera vez, la convocatoria se ha realizado con una metodología plurianual, con la previsión de los recursos humanos y necesidades de la Administración a uno y tres años, con base cero, es decir, teniendo en cuenta las necesidades reales, y teniendo en cuenta el envejecimiento de los funcionarios y la cantera de opositores», argumentó.

En este sentido, recalcó que la edad media de los funcionarios es de 52 años y «se prevé que en los próximos 10 años más del 51% del personal se prevé que se jubile», siendo 19.159 los empleados públicos que reunirán los requisitos para poder jubilarse en este 2019, lo que supone un 14% del total.

El departamento que encabeza Meritxell Batet se comprometió a dirigir esta oferta para realizar un refuerzo adicional a la Seguridad Social y a la Agencia Tributaria, según UGT, que explica que en términos generales se ha marcado como objetivo además de cubrir las bajas, «que no haya pérdida en la prestación de los servicios públicos y, por otro lado, el refuerzo de servicios tan sensibles como Instituciones Penitenciarias».

En materia educativa, la Junta ha convocado 3.800 plazas de maestros, en un proceso que se celebrará el próximo mes. Las academias Unitec, con sedes en Teatinos y Marbella, presumen de preparar al 32% de los docentes que consiguen plaza en Andalucía, según destaca su director, Francisco Onieva, quien resalta «el gran momento» que viven las academias por el volumen de plazas que están saliendo, una tendencia que confía que se mantenga en los próximos años.

El canal 'on-line', un sector en auge que ya representa el 30%

Con el auge de las nuevas tecnologías y de los teléfonos inteligentes, la formación está dejando cada vez más de ser tan presencial. Los cursos 'on-line' no han hecho más que crecer en los últimos años. En concreto, desde el año 2000 el sector de la formación a distancia ha crecido un 900% a nivel mundial. Además, según OBS Business School, en el plazo de dos años el 50% de la formación profesional será ya 100% 'on-line'. No sólo este sector lo está notando, si no que también las universidades, cada vez más, se incorporan a este modelo.

Actualmente, en España más de 350.000 alumnos cursan bachillerato, Formación Profesional o grados y posgrados de educación superior en la modalidad a distancia, frente a los más de 2.600.000 que asisten a clases presenciales. Las academias y centros de formación malagueños también se están sumando, cada vez más, a esta tendencia. Así, desde el centro Ceifor, con sede en la calle Comedias, número 9 de la capital, el coordinador de tutorías, Paco Padilla, explica que cada vez son más los alumnos que optan por matricularse en esta modalidad a distancia, «por la flexibilidad que les proporciona a la hora de compaginar la formación o la preparación de unas oposiciones con su vida personal o laboral», remarca.

No en vano, cada alumno tiene necesidades y horarios diferentes. «La formación 'on-line' nos permite adaptarnos a estas necesidades creando diferentes niveles de complejidad», argumenta Padilla, para quien otro factor muy importante a la hora de personalizar el aprendizaje, es «mantener un contacto directo y constante con el profesor, creando así una formación individualizada».

La formación 'on-line' representa ya casi el 30% de la formación continua que reciben las empresas en nuestro país. Además, casi el 70% de las grandes compañías ya utilizan el 'e-learning' de forma habitual para sus trabajadores. En nuestro país hay más de 600 empresas que proporcionan formación 'on-line'.

Los idiomas y las nuevas tecnologías son los segmentos en los que más se está utilizando esta técnica, según destaca Xavier Orri, de la firma Homuork. «Los cursos de idiomas son los más demandados, pero las empresas son exigentes a la hora de contratar. Además de que sea 'on-line', piden que esté correctamente tutorizado, con una atención personalizada, que sean accesibles desde cualquier dispositivo y que ofrezcan módulos para aprender el idioma con los tecnicismos de su sector», sostiene Orri, quien pone como ejemplo de empresa que imparte cursos de inglés personalizado para personas que trabajen en el ámbito de la medicina a la firma SmartEducation.

Sin embargo, no todos los centros de formación apuestas por esta metodología, y a menudo optan por modelos intermedios, en los que se combinan la enseñanza presencial con el 'e-learning'. Estos son los casos de academias como Unitec o Jesús Ayala, ambas con sede en la capital malagueña y con cerca de tres décadas de experiencia en el sector de la preparación de oposiciones. Según un estudio realizado a nivel europeo por la compañía DP titulado 'Formación on-line de las competencias comunicativas para una fuerza laboral internacional muy diversa', en el que se entrevistó a 103 directivos de I+D, gerentes de recursos humanos y personal educativo, la formación mixta es la tendencia mayoritaria, con un 50%, seguida por la formación presencial (44%), 'e-learning' (38%) y 'social learning' (12%).