60.000 malagueños trabajan en la construcción, un 14% más que en 2018

60.000 malagueños trabajan en la construcción, un 14% más que en 2018
ÑITO SALAS

Málaga es la provincia andaluza con mayor peso del ladrillo en el mercado laboral: un 9,2% de sus ocupados dependen de este sector

Nuria Triguero
NURIA TRIGUEROMÁLAGA

El número de trabajadores malagueños encuadrados en el sector de la construcción ha aumentado un 14% en el último año hasta superar los 60.000, según datos de la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de este año recogidos en un informe publicado por Randstad. Málaga es la provincia andaluza con mayor peso del ladrillo en el mercado laboral: un 9,2% de su total de ocupados dependen de este sector, cuando la media regional es del 6,8% y la nacional, del 6,4%.

Málaga está aún lejos del volumen de empleo que llegó a generar el ladrillo antes de la crisis, con 100.000 personas trabajando. Por entonces, el 15% de la mano de obra estaba concentrada en el ramo de la construcción.

En el conjunto de Andalucía, la construcción emplea a 213.300 personas, el mayor volumen a nivel nacional, hasta tal punto que el 16,7% de los ocupados en este sector lo están en la región. Una cifra que supone un 11,2% más con respecto a 2018. Huelva (36,3%), Granada (25,2%), Jaén (18,2%), y Cádiz (10,7%) son las provincias que mayor crecimiento han registrado en el último año. En contraste, Córdoba es la única que ha sufrido un descenso (-3,3%).

El volumen total de trabajadores en Andalucía, 213.300 profesionales, está distribuido en gran parte en las provincias de Málaga (60.100 ocupados), Sevilla (42.800) y Cádiz (30.100). Con menos ocupados se encuentran Granada (26.800) y Córdoba (14.700), y cerrando la lista, Almería (13.400), Jaén (13.000) y Huelva (12.400).

Tendencia positiva

A nivel nacional, el análisis de Randstad destaca que la construcción mantiene una tendencia de generación de empleo positiva, rozando los 1,3 millones de ocupados y creciendo un 5% con respecto a 2018, lo que se traduce en 61.200 trabajadores más. La construcción da empleo a 1.276.400 trabajadores en España, lo que supone el 6,4% de los ocupados, una décima más que el año pasado.

Analizando la serie histórica, se detecta que construcción fue el sector que más sufrió las consecuencias de la crisis económica desde su comienzo. De hecho, entre 2008 y 2012, se destruyeron cerca de 2,9 millones de empleos en todos los sectores, lo que supuso un descenso del volumen total de trabajadores del 14%. De ellos, 1,4 millones, prácticamente la mitad, trabajaban en la construcción, lo que se tradujo en un decrecimiento de la ocupación en el sector del 52,9%.

Tras siete trimestres de descenso consecutivos, el número de trabajadores en construcción registró durante el primer trimestre de 2014 la cifra más baja de la década. En concreto, el número de trabajadores en este sector se situó en 942.100. Durante el tercer trimestre de 2014, el número de ocupados en este sector volvió a superar el millón (1.022.500). Desde entonces, la construcción ha sufrido oscilaciones, situándose entre el millón y los 1,1 millones de ocupados, hasta rozar los 1,3 millones de empleados en este 2019, una cifra que no se alcanza desde el tercer trimestre de 2011.

Moderación del crecimiento

A nivel trimestral, Randstad destaca que durante este segundo trimestre de 2019, el volumen de empleados en el sector de la construcción se ha reducido ligeramente, apenas cuatro décimas. Un caída que, aunque discreta, no ocurría desde el último trimestre de 2017. «El sector de la construcción, como gran parte de los motores económicos de nuestro país, se está moderando, estabilizándose tras experimentar un pronunciado crecimiento al salir de la crisis», explica Luis Pérez, director de Relaciones Institucionales de la empresa de trabajo temporal. «La construcción va a seguir siendo no solo un empleador en buena forma, sino también, junto al turismo, uno de los principales estímulos de nuestro mercado laboral», añade.

Randstad también analiza cómo se ha comportado el sector de la construcción en función de la comunidad autónoma. En este sentido, 11 de las 17 regiones españolas han registrado incrementos en el número de trabajadores en este sector respecto al año anterior, haciéndolo siete de ellas con crecimientos de dos cifras.

Baleares ha sido la región que registra un mayor incremento, alcanzando el 33%, seguida por La Rioja (26,5%) y la Región de Murcia (24,6%). También con crecimientos de dos dígitos se encuentran la Comunidad de Madrid (14,2%), Aragón (13,5%), Extremadura (12%) y Andalucía (11,2%). A continuación y por encima de la media nacional, se sitúa Asturias (9,8%), Cantabria (9,2%), País Vasco (8,1%), y la Comunidad Valenciana (7,4%).

Registrando descensos en el último año se sitúan Canarias (-1%), Castilla-La Mancha (-1,4%), Galicia (-2,5%), Castilla y León (-2,9%) y Navarra (-6,3%). Cierra la lista, con el descenso más acusado a nivel nacional, Cataluña, con una caída del 13,9%.

A nivel provincial, Teruel (74,1%), Huesca (53,7%), Huelva (36,3%) y Vizcaya (34,4%), registran los mayores crecimientos de ocupados. En el otro extremo, las provincias donde más se ha reducido la ocupación en el sector son Tarragona (-32,2%), Soria (-30%), Burgos (-24,5%) y Orense (-20%).

En términos absolutos, Andalucía, la Comunidad de Madrid y Cataluña suman el 46,4% de todos los ocupados en el sector de la construcción del país. En concreto, Andalucía ocupa a 213.000 trabajadores en este sector, seguido de la Comunidad de Madrid, con 196.400, y Cataluña, 182.100. En el lado contrario, con el menor número de profesionales, se sitúan Cantabria (17.800), Navarra (17.700) y La Rioja (8.600).

El peso de los ocupados en construcción respecto del total de ocupados es otra variante que ha tenido en cuenta Randstad a la hora de llevar a cabo su estudio. Actualmente, la cifra se sitúa en el 6,4%, prácticamente la mitad que en 2008 (12,4%), pero una décima más que el mismo periodo de 2019 (6,3%).

A nivel regional, las comunidades autónomas con un mayor peso de empleados de este sector, fueron Baleares (11,2%), Castilla-La Mancha (8,4%) y Cantabria (7,3%). A continuación, y también por encima de la media nacional (6,4%), se encuentra la Región de Murcia (7,2%), Andalucía (6,8%), Asturias (6,7%), Comunidad Valenciana (6,6%) y Castilla y León (6,5%).

Por debajo de la media estatal se sitúa la Comunidad de Madrid, Aragón (ambos con 6,3%), Extremadura (6,1%), La Rioja y Navarra (las dos con 6%). Cierran la lista con menor peso de la construcción en el empleo el País Vasco (5,8%), Canarias (5,5%) y Cataluña (5,3%).