Todo lo que tienes que saber sobre las oposiciones que vienen

Todo lo que tienes que saber sobre las oposiciones que vienen

Estado, Junta y ayuntamientos dejan atrás las restricciones de la crisis y abren el grifo

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Un trabajo fijo, con sueldo garantizado para toda la vida laboral y horario digno. Éste es el tesoro al que aspiran el tercio de jóvenes malagueños que se ve en un futuro como funcionarios. Unas puertas al sector público que desde que estalló la crisis han estado prácticamente cerradas a cal y canto pero que en los últimos meses han empezado a abrirse con miles de plazas que ya se están ofertando y las que están por llegar, fundamentalmente a nivel estatal y autonómico, y también en las administraciones locales. Nada que ver aún con la época dorada de las oposiciones en los años de bonanza económica, pero sí las suficientes para que el empleo público vuelva a aflorar y recupere parte del terreno perdido desde que en 2010 dejaron de cubrirse las vacantes por jubilación, fallecimiento o excedencia. Unas restricciones a la contratación encaminadas a reducir el déficit que ha provocado en este periodo la destrucción de 175.809 puestos en todo el ámbito nacional, de los que 4.529 fueron en la provincia de Málaga, que a día de hoy cuenta con 73.009 trabajadores según el boletín estadístico del personal al servicio de las Administraciones Públicas que cada semestre edita el Ministerio de Hacienda.

todas las citas

Con el cinturón menos apretado desde que el Gobierno, a través de la Ley de Presupuestos Generales de 2016, permite cubrir el 100% de la tasa de reposición en los sectores más prioritarios y a su vez los más lastrados como seguridad, educación, sanidad y justicia; y el 50% en el resto, las posibilidades de optar a un empleo público se multiplican este año. Y bien que lo están notando los centros formativos, donde el goteo de alumnos es continuo.

A nivel estatal, destacan 2.615 para el Cuerpo Nacional de Policía cuyo primer examen tuvo lugar el pasado sábado 14 (en los próximos meses se espera una nueva convocatoria similar), 1.700 que también se esperan para la Guardia Civil tras las 1.734 que ya están en marcha, 2.450 plazas aprobadas por Correos, 1.500 para las Fuerzas Armadas, 1.040 previstas en la oferta de empleo público de la Agencia Tributaria, 1.300 para reforzar los juzgados, 538 para instituciones penitenciarias o 400 convocadas como auxiliar de la Administración del Estado, cuyos exámenes empiezan a finales de febrero. «Ahora le estoy dedicando ocho horas diarias de lunes a domingo», comenta Francisco Sánchez, que a sus 40 años lleva desde julio del año pasado preparándose para dar el salto al sector público después de verse afectado por un ERE en la empresa para la que trabajaba.

No es precisamente el único malagueño que acude a las academias especializadas en formación para opositores, donde están viviendo un considerable repunte a medida que se van anunciando nuevas plazas. Como las 7.600 que la Junta de Andalucía ha aprobado para este año, repartidas fundamentalmente entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS), la Consejería de Educación y la Administración General, a las que hay que sumar las 2.730 también para la Administración General que estaban pendientes de las ofertas de empleo público de 2009, 2015 y 2016. «A medida que se van conociendo nuevas convocatorias vamos notando un mayor interés de gente dispuesta a prepararse para opositar», afirma Jesús Ayala, responsable de la academia a la que da nombre, quien se muestra convencido de que en los próximos meses se irán sumando nuevas plazas, especialmente a nivel estatal, que cada año se suelen dar a conocer en primavera.

Una alegría en la contratación de la que también se están contagiando las administraciones municipales, aunque a menor ritmo. Destaca el caso de la Diputación Provincial de Málaga, que ha aprobado su primera oferta de empleo público (OEP) desde 2010 con 88 nuevas plazas. A nivel municipal, el Ayuntamiento de Marbella también ha puesto fin a cinco años en blanco con 60 puestos, a los que en los próximos meses le seguirán otros 48, ambas para reponer y rejuvenecer puestos para administración, Policía Local, Bomberos, operarios y personal de limpieza. Como ocurre en Diputación, aún no se ha publicado la convocatoria oficial en la que se ponga fecha al proceso de selección. Un paso que sí que ha dado Acosol, la empresa pública de aguas de la Mancomunidad de la Costa del Sol, que ofrece 14 plazas de personal laboral indefinido que se cubrirán mediante el sistema de concurso-oposición.

De momento, los ayuntamientos se lo toman con más calma y se centran fundamentalmente en reforzar los cuerpos de seguridad, aunque sea con cuentagotas: 4 plazas de Policía Local en Estepona, otras tres en Mijas y tres de bombero en Fuengirola. Mirando a otras provincias andaluzas, los opositores también le han echado el ojo a otras convocatorias como las 50 plazas de Policía Local para Sevilla y las 14 para Córdoba; y en el caso de bomberos, las 54 de la Diputación de Córdoba, las 13 del Ayuntamiento de Granada o las 9 del Consorcio Provincial de Cádiz.

Incluso la Universidad de Málaga ha dado luz verde a 17 empleos, de los que 9 serán para funcionarios (ocho para escala administrativa y una para auxiliar de biblioteca) y los ocho restantes de personal laboral para conserjería, laboratorio y escuelas infantiles.

Pese al aluvión de ofertas, los sindicatos siguen considerándolas insuficientes debido a que aún queda mucho para recuperar todo el empleo destruido durante la crisis. «Es muy buena noticia que empiecen a salir nuevas ofertas de empleo público, pero llevamos años con muchas restricciones y va a costar tiempo recuperar la calidad de los servicios», comenta la secretaria general de UGT en la provincia, Auxiliadora Jiménez. En la misma línea se pronuncian en CC OO. «Nos parece totalmente insuficiente», remarca la responsable provincial de la Federación de Servicios a la Ciudadanía, Carolina Ortiz, quien pone el acento en el triple efecto que ha tenido la no reposición de vacantes por jubilación, fallecimiento, renuncias o excedencias. «Ha bajado el número de funcionarios, pero también ha subido el de interinos para realizar servicios inaplazables pero con mayor precariedad; y además ha supuesto el envejecimiento progresivo de plantillas, como lo demuestra el hecho de que más de la mitad de los empleados públicos tienen más de 50 años y apenas un 1,8% tiene menos de 30 años», detalla. Aún así, valora «positivamente» la reactivación de la contratación pública.

Donde sí que prefieren ver el vaso medio lleno es en las academias. «La actividad se está animndo bastante desde que el Gobierno permite restituir las plazas vacantes. No estamos en los niveles de 2008 y 2009, pero sí que asistimos a un claro proceso de recuperación que probablemente vaya a más», comenta el gerente del centro de estudios Keops Kefren, José Sierra. El mismo pronóstico plantean en Luis Vera Oposiciones, donde auguran «un año importante con lo que ya hay convocado, que será aún mayor cuando en los próximos meses salga la oferta de empleo público del Estado», según afirma el responsable en Málaga de este grupo de academias, Luis Bravo.

De hecho, en los centros formativos ya han comenzado los cursos para distintos sectores, como es el Cuerpo Nacional de Policía. «Me apunté en octubre para tener preparado todo el temario para cuando se convoquen las de 2018. Siempre me ha gustado ser policía y ahora que he encontrado trabajo he aprovechado para apuntarme», afirma Tamara Tirado, que compagina su empleo de camarera con los estudios en la academia. Pese al tiempo que aún le queda por delante, lo de opositar se asemeja a una carrera de fondo. «Lo importante es ser muy constante», recomienda Rosa Sánchez, que además de trabajar como administrativa en el sector privado y cuidar de su hijo también saca tiempo para prepararse las oposiciones para la Administración del Estado. «Constancia, dedicarle tiempo porque son muchas cuestiones y, además, que no fallen los nervios el día del examen», añade su compañera de clase María de los Ángeles Garrido. Y, por qué no, también una pizca de suerte.