La temporalidad en el empleo público sube seis puntos y es la mayor desde 2009

L. PALACIOS

madrid. Uno de cada cuatro trabajadores públicos son temporales, la tasa más elevada de los últimos nueve años, según un informe publicado ayer por la empresa de recursos humanos Randstad con datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). De los más de 3,1 millones de trabajadores que realizan su actividad en el sector público en la actualidad, 777.100 tienen un contrato de duración determinada.

Eso supone que la tasa de eventualidad se sitúa en el 24,9% después de haber escalado 5,7 puntos desde el mínimo alcanzado en el segundo trimestre de 2013. Entre 2008 y 2009 el porcentaje de trabajadores del sector público con contrato de duración determinada tocó máximos situándose entre el 25% y el 27%.

Con la crisis y los recortes públicos descendió paulatinamente hasta situarse en el 19%. También se registró el menor volumen de trabajadores temporales en el sector público, por debajo de 560.000 ocupados. Desde 2013 ha ido subiendo tanto el volumen total (más de 777.000 actualmente) como su peso sobre el total, que roza el 25%, tasa no superada desde finales de 2009.

Es el resultado del abuso de interinos que ha denunciado el Tribunal Supremo, proscribiendo la concatenación de contratos temporales sin causa justificada, y que tiene especial incidencia en la educación y la sanidad. Así, la tasa de temporalidad de la Administración se acerca a la del sector privado: un 27,2% de sus empleados eran eventuales (más de 3,5 millones de personas) en el ecuador de 2018, tasa que se va reduciendo en las empresas públicas pero no en el Estado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos