Subir tipos y el crudo restaría 1,5 puntos al PIB esta nueva legislatura

Un interés del 1,2% en la zona euro y un petróleo Brent a casi 77 dólares cercenarían 18.100 millones a la economía y engordarían el déficit

J. A. BRAVO

madrid. El Gobierno estima que la economía moderará la desaceleración prevista, pasando de crecer este año un 2,2% a hacerlo un 1,8% dentro de cuatro años. Pero ¿hasta qué punto penalizarían la evolución del PIB una subida de tipos de interés en la zona euro, el encarecimiento del petróleo e incluso un menor crecimiento de los socios de la UE?

Según la actualización del Programa de Estabilidad 2019-2022 remitido esta semana a Bruselas, en el peor de los supuestos que prevé el Ejecutivo esas tres variables restarían casi 23.000 millones de euros al PIB en la nueva legislatura. Y eso sin olvidar otros factores que podrían mermar la actividad, como el aumento de las tensiones comerciales -EE UU y China siguen sin alcanzar un acuerdo arancelario-, una ralentización de la economía mundial mayor de la esperada, las dudas sobre el 'brexit' y, en general, un ascenso de la incertidumbre global.

El mayor impacto negativo llegaría de un horizonte de subida de tipos por el BCE, a razón de 0,15 puntos de media por trimestre para terminar 2022 con un precio del dinero en la zona euro al 1,2%. En tal caso, el Gobierno estima que el crecimiento económico «podría reducirse alrededor del 1%, lastrado por la peor evolución de la demanda interna».

Serían 12.100 millones menos, aunque desde el Ministerio de Economía lo ven como una hipótesis «improbable a corto plazo», pues el supervisor «ha anunciado que mantendrá un período largo la orientación de su política monetaria». No ocurre igual con el petróleo, donde la mayor presión sobre Irán de EE UU y el descenso de producción de la OPEP empuja al alza los precios.

En el escenario «más adverso» prevé una subida de diez dólares en el barril de Brent -que cerró el viernes rozando los 71- respecto a su previsión oficial para la legislatura: 66,6 dólares de media. En tal caso se cercenaría medio punto al PIB (6.000 millones), lo que a su vez elevaría la deuda e impediría alcanzar el equilibrio presupuestario en 2022.