Solo el 37% de las empresas españolas son realmente innovadoras

E. MARTÍNEZ MADRID.

Uno de los problemas del tejido empresarial español es la inmensa cantidad de micropymes (casi el 40% de las compañías tienen menos de nueve empleados, según cifras del Ministerio de Economía), no por su tamaño en sí, sino porque debido a su baja capacidad económica para la inversión el país corre el riesgo de quedarse atrás en factores clave para el futuro como la innovación.

Según los datos de Eurostat de 2016 -últimos disponibles-, un 50,6% del total de empresas con más de 10 trabajadores en la Unión Europea han introducido, en promedio, algún tipo de innovación o realizado una actividad innovadora. El porcentaje es mucho más elevado entre las grandes con más de 250 trabajadores. Ahí la cifra alcanza una media del 83% y hay países como Alemania y Lituania que incluso superan el 90%. Pero España queda por debajo, su media se queda en el 36,9%, con todos los países potentes de la UE por encima. El IESE confirma que todos los territorios de reciente adhesión a la UE son los que quedan por debajo de la media, solo acompañados por España. Eso sí, en grandes empresas la cifra aumenta al 75%.

Y la inversión en I+D es el principal obstáculo. La profesora de Esade, Carolina Villegas, asegura a este periódico que el gasto en innovación y desarrollo como porcentaje del PIB en la UE es del 2,04%, por debajo de países como Japón (3,3%) o Estados Unidos (2,8%). Además, indica que el caso de España es todavía «más dramático», del 1,2%. Asimismo, destaca en el ranking de las 25 empresas más innovadoras del mundo de 2018 elaborado por PwC no hay ninguna española, sino que la mayoría están en EE UU, Alemania, Corea y Japón.