Renault se desploma en Bolsa al renunciar Fiat a la fusión

Planta de montaje de Renault en Palencia. :: afp/
Planta de montaje de Renault en Palencia. :: afp

El grupo italiano retira su oferta de integración por las injerencias políticas galas en el fabricante, cuyas acciones retrocedieron un 6,5%

J. M. CAMARERO / P. ROSAS

madrid / parís. Los inversores han reaccionado de forma negativa ante el anuncio de Fiat Chrysler (FCA) de retirar la oferta para integrarse con Renault, anunciada la semana pasada. Y lo han hecho penalizando las acciones del grupo automovilístico de origen francés, cuyos títulos cayeron un 6,5%. Los mercados apostaban por una operación que generaría el tercer conglomerado mundial automovilístico con casi nueve millones de coches fabricados al año en un momento de numerosos retos tecnológicos por delante que impusan al sector a realizar fusiones. Por su parte, las acciones de Fiat Chrysler repuntaron levemente un 0,5%, al considerar que no es precisamente la firma italiano-americana la perjudicada por el final abrupto de la operación.

Estos movimientos bursátiles llegan después de que Fiat Chrysler anunciara ayer que retiraba de la mesa la propuesta para una fusión con Renault, alegando la incapacidad de alcanzar un acuerdo con el gobierno francés. Fiat Chrysler «se mantiene firmemente convencida» del interés de la oferta, pero «las condiciones políticas no existen actualmente en Francia para llevar adelante tal acuerdo», expresó el conglomerado en una comunicación.

La decisión ha causado sorpresa e incomprensión en el seno del gobierno galo, que no entiende por qué había decidido retractarse «de manera tan precipitada». El ministro de Economía Bruno Le Maire señaló que el Estado había fijado cuatro condiciones para dar su acuerdo definitivo.

La primera de ellas era que la operación se realizara en el marco de la alianza entre Renault y Nissan. También exigían preservar los empleos y las plantas en Francia; una gobernanza respetuosa con los equilibrios entre el fabricante francés y FCA; y que el futuro grupo participara en la iniciativa franco-alemana sobre baterías eléctricas.

Al parecer, y según afirma el ministerio, se había llegado a un acuerdo sobre tres de esas condiciones pero aún faltaba «obtener un apoyo explícito de Nissan». El Estado pidió entonces al consejo de administración un plazo adicional de cinco días para «asegurar el apoyo del conjunto de las partes». El ministro no quería arriesgar la alianza de más de 20 años que mantienen ambos fabricantes.

Sin embargo, desde FCA no parecen tener la misma opinión. Según señaló una fuente de la empresa, las negociaciones habían fracasado por una «postura repentina e incomprensible» del gobierno francés. «Todas las condiciones se habían reunido para dar lugar a un voto positivo» del consejo de Renault, pero «las nuevas exigencias del gobierno francés» lo han hecho fracasar.

El mercado español también se encontraba pendiente de este proceso. Renault cuenta con 15.800 trabajadores repartidos en cuatro grandes plantas: 4.000 trabajadores en Palencia, otros 4.000 en Valladolid; unos 3.000 en la planta de motores de esa ciudad; 1.300 en Sevilla; y 3.500 de Nissan en Barcelona.