El precio del crudo se tensiona por la salida de Catar de la OPEP, que quiere reducir producción

J. M. C.

madrid. La cotización del barril de Brent ha roto una racha de dos meses casi consecutivos de caídas, que han supuesto un alivio para el bolsillo de los consumidores con el descenso en el coste de productos como los combustibles. El crudo se pagaba ayer por encima de los 61 dólares, lo que supuso un incremento cercano al 3% con respecto al cierre del viernes. Desde principios de octubre, su precio había descendido un 30%. Son varias las causas que coinciden en señalar este alza repentina y todas están imbricadas en las circunstancias que rodean lo que ocurre en el cartel de la OPEP, la organización que aglutina a la mayor parte de los países productores de petróleo. En primer lugar, porque Catar, uno de sus asociados, va a anunciar oficialmente a finales de esta semana su intención de abandonar el club.

El ministro de Energía de ese país, Saad al Kaabi, aclaró ayer que será en enero cuando materialicen esa decisión, que llega en el marco de un plan estratégico a largo plazo en materia energética. Pero también por las desavenencias con miembros de la OPEP, como Arabia Saudí y otros países de la región, por el boicot que ejercen sobre esta economía desde hace un año.

610.000 barriles al día

El anuncio de la retirada de Catar llega antes de que la OPEP se reúna con sus aliados, incluida Rusia, este jueves y el viernes en su encuentro periódico. El ministro catarí ha afirmado que la decisión no ha sido fácil después de 57 años perteneciendo a la organización. En cualquier caso, su producción -de unos 610.000 barriles al día- no es de las más elevadas del cartel. Por eso, analistas como Nitesh Shah, de WisdomTree, consideran que esta decisión tendrá «poco impacto».

 

Fotos

Vídeos