La política arancelaria de Trump, en el punto de mira del mundo

Barcos comerciales chinos llegan al puerto de Nantong. :: reuters/
Barcos comerciales chinos llegan al puerto de Nantong. :: reuters

La creciente tensión comercial internacional motivada por EE UU es «perjudicial» para la recuperación económica de todos los países

E. MARTÍNEZ MADRID.

Durante su campaña electoral, Donald Trump prometió que China sería sancionada por sus actitudes comerciales y políticas. Y así ha sido. En solo tres meses el presidente estadounidense ha activado aranceles a importaciones de bienes chinos de hasta 250.000 millones de dólares, la mitad de todos los productos que llegaron del gigante asiático el año anterior. A pesar de los evidentes daños colaterales de su estrategia -expertos de todo el mundo ya han advertido de que el efecto búmeran puede ser muy perjudicial para su país- Trump no da su brazo a torcer.

Hasta tal punto que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, se posicionó claramente en contra del presidente de EE UU, afirmando que está «contra los líderes políticos que enaltecen el proteccionismo» porque esta actitud tiene unos efectos negativos que parecen olvidar los países que los activan. «Amnesia colectiva», lo llamó Lagarde.

Si la economía mundial no es lo suficientemente fuerte para afrontar este cambio de paradigma en el comercio internacional, el FMI ya advierte de que se cierra la «oportunidad» para mantener el crecimiento global. Achacan a las disputas comerciales y a la crisis en los países emergentes este nuevo panorama. «Los conflictos comerciales serán negativos para todas las economías, no solamente para Estados Unidos y China, sino para las economías de todo el mundo, incluyendo las asiáticas», aseguraron este sábado desde el Comité Monetario y Financiero Internacional.

En solo tres meses el presidente de EE UU activó aranceles a China por 250.000 millones

El FMI achaca el retroceso de su proyección de crecimiento del PIB mundial -3,7% para 2018 y 2019, dos décimas menos que en las anteriores previsiones- precisamente a los crecientes riesgos económicos por el contexto actual de altas tensiones comerciales, preocupaciones geopolíticas y condiciones financieras más difíciles que afectan a prácticamente todos los mercados y países emergentes. El crecimiento mundial «debería ser estable a corto plazo y moderado a partir de ahí. Sin embargo, la recuperación es cada vez más desigual y algunos riesgos ya identificados se confirmaron parcialmente», señala el texto de clausura de la reunión del FMI.

El presidente de los técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, explica a este periódico que la desaceleración del crecimiento de la economía mundial es «consecuencia ineludible» de la guerra comercial desatada por la administración Trump y del 'brexit'. Por ello, la economía española también se ha frenado aunque «seguirá creciendo tanto este año como el próximo por delante de las economías más avanzadas».

 

Fotos

Vídeos