La patronal pide retirar todos los automóviles de más de 12 años por su altas emisiones

Fábrica de automóviles en China. /Greg Baker (AP)
Fábrica de automóviles en China. / Greg Baker (AP)

Las empresas del sector proponen esta medida frente a la penalización generalizada del diésel, como quiere el Gobierno

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El sector del automóvil se ha puesto en pie de guerra contra la pretensión del Gobierno de gravar con más impuestos al diésel para equipararlo con la gasolina. A pocas semanas de que el Ministerio de Hacienda presente los Presupuestos de 2019, en cuyo articulado se incluiría esa medida, las patronales automovilísticas han tachado de «noticias falsas» las derivadas de las declaraciones oficiales relativas a que hay que penalizar al gasóil porque contamina más que la gasolina. En una carta abierta tildan de un «ataque» basado en «afirmaciones inexactas» la intención de elevar el coste de este combustible, contradiciendo a la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quien ha afirmado que el diésel «tiene los días contados»; o al propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien indicó a principios de mes que es un producto «altamente contaminante». Solo la titular de Industria, Reyes Maroto, se atrevió a aclarar que no había ninguna decisión en firme para, pocas horas después, cerrar filas con el presidente.

En la misiva hecha pública este jueves, las principales organizaciones de fabricantes, importadores, concesionarios, vendedores y proveedores (Anfac, Aniacam, Faconauto, Ganvam y Sernauto) aclaran al Ejecutivo que el verdadero problema de la contaminación se ataja centrando el tiro en los vehículos más antiguos, los que tienen más de una década de vida. Son estos automóviles los que presentan «unos niveles de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y óxido de nitrógeno (Nox) y partículas muy superiores». Por eso, proponen una solución de la que vienen hablando en los últimos meses: retirar de la circulación los coches «más viejos e ineficientes cuya edad media supera ya los 12 años». Así, sostienen que se reducirán los niveles de contaminación de las grandes ciudades.

El conjunto de empresas que viven del automóvil han propuesto desde hace tiempo la necesidad de implantar un programa de renovación de vehículos antiguos, tal y como existía en su momento con los últimos PIVE -tuvieron hasta ocho ediciones consecutivas desde finales de 2012 hasta mediados de 2016-, con descuentos en la compra de vehículos nuevos al entregar otro modelo que tuviera más de una década.

Las patronales del sector han recurrido a esta carta pública, conscientes del daño que puede hacer el nuevo gravamen al diésel. La intención del Gobierno es elevar poco a poco el coste del litro de este producto hasta los diez céntimos de euro más a medio plazo, con subidas iniciales de dos o tres céntimos. Para evitarlo, las empresas afectadas recurren a los datos de contaminación de una y otra modalidad. Por una parte, argumentan que el gasóil es el combustible «más eficiente» y «con menores emisiones de CO2». Además, un diésel recién matriculado tiene un consumo inferior en un 25% a un gasolina nuevo y unas emisiones de CO2 que también son inferiores en un 15%. Además, recuerdan que unos y otros modelos, recién salidos de fábrica, «producen emisiones contaminantes en niveles equivalentes». Y aclaran que al sustituir más ventas de gasolinas por los diésel lo que es provoca es «un incremento de las emisiones de CO2».

También recuerdan que las «fuertes inversiones» realizadas en innovación y tecnología han permitido sacar al mercado vehículos «cada vez más limpios y eficientes». Los diésel, indican, emiten un 84% menos de NOX y un 91% menos de partículas que un vehículo que se fabricaba hace 15 años.

Más allá de la defensa de las 'bondades' del diésel que realiza la patronal, también recuerdan al Gobierno que cualquier decisión que tome al respecto del impuesto al gasóil tiene muchos efectos económicos. Cualquier «incertidumbre innecesaria» afectará a «las inversiones» y al «empleo directo e indirecto» del sector. También defienden a los «indefensos compradores de diésel», quienes ven cómo sus vehículos se encuentran «penalizados» en las compras realizadas.

Los carburantes solo suben

De otro lado, el Boletín de Productos Petrolíferos de la UE actualizó este jueves los registros de precios de los combustibles, que se han encarecido por séptima semana consecutiva alcanzando sus niveles más altos desde finales de 2014. Así, el litro de diésel se vende, de media, a 1,246 euros mientras que el de gasolina ya supera los 1,34 euros.

Iberdrola instalará 200 'electrolineras' en las carreteras

Iberdrola desplegará 200 estaciones de recarga para vehículos eléctricos en las principales autovías. Estas instalaciones permitirán recorrer la Península de punta a punta con un coche de estas características. Habrá disponible una 'electrolinera' cada 100 kilómetros (estarán en las seis autovías radiales y en los corredores del Cantábrico, Mediterráneo y Ruta de la Plata, y en todas las capitales). La iniciativa estará lista en un año y se enmarca en el plan para instalar 25.000 puntos en hogares, empresas y espacios públicos en cuatro años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos