La nueva ley de autónomos les permitirá cobrar el 100% de la pensión

Será aprobada el próximo jueves en el Congreso y recoge también el derecho a beneficiarse de las subvenciones por cursos de formación

LUCÍA PALACIOS

madrid. Los más de 3,2 millones de trabajadores autónomos podrán beneficiarse de una veintena de medidas concretas que casi con total seguridad se pondrán en marcha antes de que termine julio. Después de más de seis meses de elaboración y enmiendas, la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo ha logrado una mayoría en el Congreso para su aprobación al contar con los votos favorables de al menos PP, Ciudadanos, PdeCat y PNV. La nueva normativa será debatida el próximo jueves en el Congreso y a continuación será remitida al Senado para su tramitación.

La gran novedad reside en que los autónomos que tengan al menos un empleado a su cargo y hayan cumplido la edad legal de jubilación podrán compatibilizar el trabajo con el cobro del 100% de la pensión. Desde 2013 el Gobierno de Mariano Rajoy hizo posible trabajar y cobrar el 50% de esta prestación, medida de la que se benefician en la actualidad más de 29.000 trabajadores por cuenta propia. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ya había anunciado su intención de ampliarlo al 100% en esta legislatura y ahora al menos se hace realidad para los trabajadores autónomos.

Otro derecho importante que adquiere este colectivo con la nueva norma es que podrán beneficiarse de las subvenciones para realizar cursos de formación. Por ello tendrán que pagar una cuota de cotización a la Seguridad Social, que se fijará anualmente en la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE). También en los PGE se determinará cada año la base mínima de cotización de los autónomos societarios (aquellos que tienen al menos diez asalariados) y dejará, por tanto, de estar ligada a la base mínima del régimen general. Además, podrán cambiar hasta cuatro veces al año -frente a las dos veces actuales- su base de cotización para adecuarla a los ingresos y se les reducirán los recargos de la Seguridad Social a la mitad (del 20% al 10%) en el primer mes en caso de pagar la cuota con retraso.

Otro tema que ha quedado zanjado es que las organizaciones de trabajadores autónomos más representativas serán consideradas de «utilidad pública» y se fija el plazo de un año para su entrada en el Consejo Económico y Social (CES), así como otros doce meses para constituir el Consejo del Trabajo Autónomo, medidas que se unen a otras ya acordadas como la de extender de seis meses a un año la tarifa plana.

Lo que todavía queda en el aire son dos enmiendas relativas a los posibles gastos que estos trabajadores pueden deducirse por el ejercicio de su actividad. Así, ERC ha mostrado su oposición a que los autónomos puedan desgravarse 12 euros diarios por manutención, aunque siempre que puedan probar que sean consumiciones hechas en cafeterías o restaurantes y en días laborables. De igual manera no se ha cerrado aún que aquellos que trabajen desde casa puedan deducirse el 20% de los gastos de luz, agua, electricidad y telefonía.