La ministra de Trabajo confía en la inmigración para sostener el sistema de pensiones

LUCÍA PALACIOS

madrid. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, no cree las previsiones más pesimistas que auguran que el sistema público de pensiones no se podrá sostener porque «los vaticinios agoreros de desastre no se suelen cumplir». Ayer incidió en ello y dijo que ya se equivocaron en el pasado al no calcular que «iban a venir cuatro millones de personas a trabajar a este país», lo que confía repetir en un futuro próximo.

«Los inmigrantes son una oportunidad para reponer la pirámide demográfica y mantener el estilo de vida», resaltó Valerio, partidaria de apostar por una llegada «regular, ordenada y segura», al igual que defendió tirar de impuestos. A su vez, avanzó que el Gobierno trabaja en un plan de retorno del talento para que ese millón de españoles que se vieron obligados a emigrar desde 2009 por la falta de oportunidades laborales pueda regresar.

Se suma así a la tesis de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que rebate las previsiones del INE y de Eurostat de que España perderá 7 y 5 millones de personas en edad de trabajar, respectivamente, de aquí a 2050. Sostiene que la población activa -que mantiene el sistema de pensiones- se mantendrá en torno a los 30 millones, sobre todo porque cada año llegarán entre 250.000 y 270.000 extranjeros, una cifra que multiplica por seis los 44.000 que calcula Estadística.

Para que se cumpla eso las cifras deben mejorar, pues en 2017 hubo un saldo migratorio positivo de 164.604 personas, casi el doble que en 2016 (89.126), según el INE. De hecho, el número de extranjeros ha caído en más de 800.000 personas desde 2012 hasta bajar de los 4,5 millones.

Mientras, la solución por la que aboga la ministra es abonar con impuestos las pensiones, ya que «sólo con cotizaciones no se pueden pagar», admitió luego en una entrevista con la SER. No obstante, también «puede haber transferencias desde los Presupuestos para situaciones específicas».

Frente a esto, expertos en derecho laboral como el catedrático Juan Antonio Sagardoy le pidieron ayer potenciar el trabajo más allá de los 65 años. Para ello propone un «contrato de trabajo de mayores, con regulación propia y ajustada a sus condiciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos