Valores para evitar sobresaltos en vacaciones

En un entorno bursátil que se ha complicado, los expertos proponen una serie de acciones que protejan nuestra cartera en verano

CRISTINA VALLEJO MADRID.

En los meses estivales, sobre todo en agosto, bajan los volúmenes negociados en bolsa, lo que lleva consigo que los movimientos puedan ser más bruscos. Los tirones alcistas no preocupan, pero sí, y mucho, los bajistas. Y el verano ha arrancado con muchos frentes abiertos que pueden ser causa de volatilidad: sobre todo, la guerra comercial, pero también los resultados, cuya presentación se extiende durante los meses estivales, además de las noticias alrededor del 'Brexit', la política italiana, los datos macro que puedan informar a los inversores sobre los próximos movimientos de los bancos centrales, la situación de los países emergentes más débiles... Para hacer frente a todos estos riesgos, que coinciden con un momento en que los inversores desconectan un poco del minuto a minuto de los mercados porque están de vacaciones, lo mejor es construir una cartera en que los valores defensivos tengan una importante presencia. Aunque sin olvidar la inclusión de otras acciones algo más agresivas que puedan complementar a las más tranquilas y así no renunciar a la posibilidad de que el entorno del mercado mejore.

Opciones conservadoras

¿Cuáles son los valores defensivos que proponen los analistas para los próximos meses? Aena es la opción por la que apuesta Antonio Aspas, de Buy & Hold. Argumenta que se trata de un monopolio a nivel nacional, ya que la compañía es dueña de todos los aeropuertos españoles, lo que la convierte en una de las principales beneficiadas del aumento de turistas: durante los últimos años, ha aumentado el número de pasajeros en niveles cercanos al 10% anual. Y las perspectivas, apunta Aspas, son muy favorables tanto en ingresos como en costes.

Amadeus, una compañía también ligada al sector turístico, es la opción que propone Miguel Ángel Ruiz, de ActivTrades, que destaca cómo la acción se encuentra en un canal alcista desde el año 2015, con una estricta secuencia de máximos y mínimos crecientes, lo que refuerza la idea de que puede seguir subiendo.

Gonzalo Sánchez, de Gesconsult, opta por Cellnex, «una historia de crecimiento gestionado de manera brillante», como define a la compañía. La empresa, cuenta Sánchez, pertenece a un sector con mucho futuro y mucho potencial en Europa, ya que el porcentaje de gestión independiente de infraestructuras es aún muy reducido en el mercado europeo (un 15%, frente a un 85% en Estados Unidos).

María Núñez, de Value Tree, escoge dos valores defensivos para los próximos meses: Ebro Foods e Inditex. Confía en la alimentaria por su calidad y su perfil defensivo y cree que con ella se puede reducir la volatilidad en la cartera.

Sobre Inditex, Núñez explica que una vez pasada la incertidumbre por la presentación de los resultados del primer trimestre, debería hacerlo bien en los próximos meses, máxime teniendo en cuenta la calidad de la compañía y la expansión que tiene prevista para los próximos años.

La opción defensiva de Juan Gómez Bada, del Avantage Fund, es Prim, un valor pequeño, que debería cotizar por encima de los niveles actuales por sus buenos resultados y porque el sector salud cada vez invierte más en servicios hospitalarios, que es la actividad que desarrolla la empresa. También por un valor de fuera del Ibex-35 apuesta Mikel Navarro, de AlphaPlus: Prosegur Cash. Se trata de una de las tres compañías líderes en transporte de efectivo, presente en quince países y en nueve de ellos con una cuota de mercado destacada, algo muy relevante en esta industria en que la escala diluye costes fijos y permite tener márgenes altos y sostenibles.

Una última opción defensiva es la que aporta Ignacio Cantos, de Atl Capital: Telefónica. En su opinión, por valoración continúa estando barata, teniendo en cuenta tanto la rentabilidad de su generación de caja como su rentabilidad por dividendo.

¿Y las opciones agresivas?

Para complementar las opciones conservadoras, para no renunciar a la posibilidad de que se produzca una mejora de la situación en los mercados, los expertos proporcionan ideas algo más agresivas. Y comienzan con las acereras. Así, Núñez apunta el interés de Acerinox, que tiene mejor rentabilidad y estructura geográfica que otros nombres de la industria. Ruiz se inclina por ArcelorMittal. Sus acciones, aunque volátiles, acumulan una gran recuperación desde febrero de 2016. La tesis de inversión se basa en la intensa corrección que ha sufrido como consecuencia de los aranceles impuestos por Donald Trump al aluminio y al acero.

Cie Automotive, fabricante de autopartes, también ha sufrido con la guerra comercial y por él apuestan algunos expertos. Aspas es uno de ellos. Argumenta su trayectoria en ventas y beneficios, su equipo gestor «de primera fila» que además es accionista de la compañía y sus previsiones de crecimiento para los próximos años superiores al 10 por ciento en beneficio por acción.

Para Jaime Espejo, de Imantia, una opción agresiva para los próximos meses podría ser FCC, sobre todo ante el posible catalizador alcista en que puede convertirse el Día del Inversor que se celebrará a finales de julio y que hará pública la estrategia en manos de Carlos Slim.

La opción dinámica de Gómez Bada es Fluidra, que ha subido mucho y que aún tiene que cumplir con su plan estratégico, algo en lo que este gestor confía.

Cantos se queda con Siemens Gamesa, mientras que Navarro apuesta por Tubacex, fabricante de tubos sin soldadura en acero inoxidable. Es el segundo fabricante mundial y está verticalmente integrado.

 

Fotos

Vídeos