Peligrosas serpientes de verano para el ahorrador

RAFAEL RUBIO ANALISTA DE MERCADOS

Mientras Donald Trump y Xi Jimping se atizan de lo lindo en una guerra comercial que a todos nos va a dejar doloridos, la última semana ha sido pródiga en informaciones preocupantes para los ahorradores/inversores. Ello indica que vivimos unos momentos en los que resulta más que difícil obtener rentabilidades por lo que muchos están optando por tomar atajos y llevar a cabo practicas nada transparentes, y en las que siempre aparece un único perdedor: el pequeño ahorrador.

Tal es la situación que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha puesto en marcha una campaña de compras ficticias de valores, especialmente en internet, para descubrir las malas prácticas que se pudieran estar produciendo. En los últimos tiempos -y yo lo he vivido de forma directa- la agresividad comercial de algunas instituciones financieras ha aumentado hasta limites insoportables, comercializando algunos productos requiriendo por teléfono una información de carácter personal que en ningún caso debe facilitarse.

La CNMV ha advertido también de prácticas fraudulentas dirigidas a inversores españoles desde entidades extranjeras. Son los famosos 'chiringuitos financieros' que cada cierto tiempo aparecen dispuestos a llevarse por delante a cualquier incauto con promesas imposibles de rentabilidad. Finalmente, los principales bancos están intensificando la venta de productos estructurados en su afán de ofrecer una virtual rentabilidad futura a sus clientes, que no pueden proponer con sus depósitos ni con otros activos de menor riesgo. El problema es que los estructurados son un producto complejo, ligado al comportamiento de determinados valores de renta variable, por lo que no es idóneo para ser comercializado de forma generalizada. ¡Que el calor no nos confunda!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos