Maroto afirma que «los tiempos dirán» si hay nuevos Presupuestos en 2019

La ministra de Industria los ve «necesarios», aunque por cuestión de plazos podrían dejarse para 2020 como ya se anunció a Bruselas

J. A. BRAVO

madrid. Las opciones de que el nuevo Gobierno que se conforme en junio, con Pedro Sánchez de presidente, envíe a las Cortes un nuevo proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019 son realmente escasas, aunque aún hay quien no lo descarta del todo. Así al menos lo dejó entrever ayer la ministra en funciones de Industria, Reyes Maroto, quien dijo que «serán los tiempos los que finalmente lo determinen». En un almuerzo de trabajo en Bilbao, posterior a la asamblea de la Confederación Empresarial de Vizcaya (Cebek), Maroto aclaró unas declaraciones previas suyas donde daba a entender que el nuevo Ejecutivo sí llevaría al Congreso un proyecto para 2019, una vez que a principios de año fue rechazado el que presentó. Y precisamente aquello motivó un adelanto de las elecciones generales.

«Es cierto que necesitamos unos nuevos Presupuestos», dijo la ministra, pensando sobre todo en «hacer esa transformación del modelo económico y social que precisa este país». Pero, al mismo tiempo, reconoció que los plazos de tramitación y la necesidad de contar con apoyos parlamentarios suficientes pueden frustrar que haya un nuevo proyecto a corto plazo y, por lo tanto, «tengamos que irnos ya a 2020».

Ese es el escenario más probable con el que trabajan los Ministerios de Hacienda y de Economía desde hace semanas y, según confirmaron ayer fuentes gubernamentales, «no ha habido cambios de última hora» al respecto. Y es que los esfuerzos de Pedro Sánchez y el PSOE se centran en los apoyos que pueda recabar el nuevo Ejecutivo y su composición. «Ahora lo que nos preocupa -señaló Maroto- es tener el mejor Gobierno posible y que responda a los desafíos que hay por delante».

En la última actualización del Programa de Estabilidad para el período 2019-2022, remitida a finales de abril a la Comisión Europea, el Ejecutivo da prácticamente por hecho que este año se mantendrá la prórroga de los Presupuestos de 2018 «para garantizar el cumplimiento de los objetivos de estabilidad», a la que a su vez se añaden los decretos aprobados los últimos meses.

Y aunque apostilla que ello se hará «sin perjuicio de las decisiones presupuestarias que pueda adoptar el nuevo Gobierno», afirma que «dada la actual situación política... se plantea» retrasar a 2020 su subida fiscal (incluida la 'tasa Google' y el alza del IRPF) de 5.654 millones de euros que había previsto para este año.