Málaga resiste la desaceleración económica y prevé cerrar 2018 con un crecimiento del 2,8%

Antonio Pedraza, Juan Carlos Robles y Fernando del Alcázar presentaron ayer el barómetro. /Salvador Salas
Antonio Pedraza, Juan Carlos Robles y Fernando del Alcázar presentaron ayer el barómetro. / Salvador Salas

El Colegio de Economistas sostiene que la provincia sigue siendo el motor andaluz en generación de empleo y empresas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

«Málaga resiste». Con esta frase, que bien podría servir de eslogan e incluso como título de una película, el Colegio de Economistas de Málaga ha resumido el comportamiento de la economía malagueña, en el actual contexto de desaceleración que viven tanto España como otros países de nuestro entorno, durante el tercer trimestre de 2018. Se trata además de la principal conclusión del Barómetro Económico de Málaga que elaboran los economistas cada trimestre para ver el comportamiento de la actividad económica de la provincia.

Y está resistiendo, porque está combatiendo mejor, al menos, en estos momentos, la desaceleración internacional, entre otras razones porque la iniciativa privada «ha hecho sus deberes durante la crisis». Así lo destacaron ayer el decano del Colegio de Economistas, Juan Carlos Robles; el vicedecano, Antonio Pedraza, y el director de Estudios Económicos, Fernando del Alcázar.

«Esta desaceleración coge a la economía de Málaga con las defensas más altas que en otras ocasiones y con mejores cimientos», aseguró Pedraza, que destacó la mayor aportación que están realizando sectores como el agroalimentario, que aporta mayor valor añadido, y la industria tecnológica, aún cuando la provincia sigue teniendo como principal pilar el sector servicios. Gracias a esta mayor resistencia a la desaceleración, Málaga cerrará el año con un crecimiento económico interanual mayor que el de España (2,5 por ciento). Según el Colegio de Economistas, aunque no será del 3 por ciento como se preveía en el anterior barómetro, se mantendrá en torno al 2,7 y 2,8 por ciento al cierre del ejercicio.

Anticipación

Para Del Alcázar, es significativo que Málaga, que siempre ha sido una provincia procíclica, y por consiguiente de las primeras que se anticipaba a los movimientos del ciclo, siendo la que antes que nadie entraba en recesión y también antes que nadie salía de la misma, «en estos momentos está aguantando muy bien el tirón».

Los economistas pusieron como ejemplo de la resistencia a la desaceleración el aumento de la inversión un 7,7 % durante el segundo trimestre en la provincia. Según el Barómetro Económico, se prevé además que este crecimiento se sostenga en el 6,3% durante el tercer trimestre. El director de Estudios Económicos del Colegio de Economistas ha justificado este aumento porque el recuerdo de la crisis ha estimulado el ahorro y la inversión en este momento de ciclo expansivo.

También resaltó como dato positivo del último trimestre que Málaga ha creado 146.800 ocupados desde enero de 2014, el peor momento de la crisis, lo que significa el 35% del total de Andalucía. Este crecimiento supone un 29,55% de la población activa en menos de cuatro años, muy superior a otra provincias como Sevilla (18%) y a la media de Andalucía (16%). Desde el Colegio de Economistas aseguran que «la provincia de Málaga se consolida como motor andaluz en generación de empleo y creación de empresas. Según el barómetro, la provincia está cumpliendo con la creación de empleo. En este sentido, resalta que la tasa de paro –en términos EPA– ha descendido del 20 por ciento hasta el 17,88 por ciento, sin tener en cuenta el incremento de los puestos por el efecto de las migraciones interprovinciales, que se producen también desde los municipios de Málaga hacia la capital de la provincia.

Ritmo de visados

De igual forma, se han creado un seis por ciento más de empresas, con 5.363, frente al 2,84 por ciento de Andalucía –15.839 negocios– y la tendencia negativa en un 0,76 por ciento de España. También ha aumentado un 1,6 por ciento en el trimestre el crédito al sector privado, pero los economistas han avanzado que habrá que esperar si se consolida esta recuperación,

Para el Colegio de Economistas también es positivo que se acelere el ritmo de visados de viviendas (6.484 anuales), «cifra que empieza a recordar a las anteriores a la crisis inmobiliaria, aunque todavía la construcción no termina de alcanzar el mismo ritmo de crecimiento», según Del Alcázar.

En el turismo Málaga ha conseguido por su parte incrementar el número interanual de viajeros un 2,58 por ciento –al igual que Andalucía con un 3,28 por ciento– a pesar del descenso observado durante la temporada de verano en las zonas costera y los efectos del 'Brexit'.

Según los datos del Barómetro Económico de la provincia, el sector turístico «aguanta» la recuperación de los mercados competidores, gracias a la recuperación en septiembre del número de viajeros en el aeropuerto –1.979.966– y las 19.910.000 pernoctaciones en el último año en la provincia. Asimismo, muestra que el grado de ocupación hotelera ha descendido con respecto a 2017 del 73,54 por ciento al 70,66 por ciento en septiembre, debido al aumento de plazas disponibles y a la aparición de los alojamientos turísticos.

Reclaman medidas para que no decrezca la confianza de los inversores

El decano del Colegio de Economistas de Málaga, Juan Carlos Robles, ha declarado sobre el comportamiento futuro de la economía malagueña que es difícil de prever debido al marco electoral en el que nos encontramos y porque las proyecciones son más complejas ante los cambios políticos que se pueden producir. En este sentido, ha señalado que lo que la economía demanda son políticas anticíclicas en contra de la desaceleración, que fomenten el empleo y que aumenten el consumo, para que no decrezca la confianza de los inversores nacionales y extranjeros, que lo que piden es seguridad política, fiscal y jurídica.

Los economistas malagueños apuntan por otra parte que la inestabilidad europea derivada del 'Brexit' y la situación política italiana han afectado a España y en consecuencia también a Málaga, para la que prevén un crecimiento en torno al 2,7 o 2,8 por ciento al cierre del ejercicio, alejado del 3 por ciento que se esperaba. «La economía malagueña no es una isla y está influenciada por nuestro entorno», ha explicado el vicedecano del Colegio de Economistas, Antonio Pedraza, que ha recordado que Francia sólo crece un 0,4 por ciento, Italia un cero por ciento y Alemania un -0,2 por ciento, cuando preveía un 0,5 por ciento. «Estamos en una desaceleración que afecta a la zona Euro y hay que recordar que el 80 por ciento de nuestras exportaciones va a esta zona», ha puntualizado Pedraza, para quien a a la economía malagueña debe preocuparle las consecuencias del 'Brexit', su efecto sobre el cambio de la libra.

Entre los datos negativos que destaca el Barómetro Económico de Málaga del tercer trimestre, se encuentra el hecho de que el número de vehículos matriculados ha bajado un 16 por ciento en la provincia «por primera vez desde septiembre de 2013, como consecuencia de la respuesta del sector a la implantación de los nuevos impuestos al diesel».

 

Fotos

Vídeos