Los laboristas nacionalizarían parte de Iberdrola en Reino Unido si llegan a gobernar

Un documento del partido afirma que el Parlamento fijaría el precio por las redes de transmisión y de distribución de su filial

I. GURRUCHAGA

londres. El Partido Laborista nacionalizaría partes de Scottish Power, la filial británica de Iberdrola, nada más llegar al Gobierno, según un documento publicado por su responsable de Energía y que adelantó el diario 'Financial Times'. En dicho texto se afirma que el pago de los activos nacionalizados se haría mediante bonos del Estado y que el precio lo decidiría en última instancia el propio Parlamento británico.

En la estimación del precio de las redes de transmisión y distribución de las compañías privadas que operan en la actualidad el mercado británico, el Parlamento tendría que reducir -siempre según la propuesta de los laboristas- los subsidios recibidos del Estado. Estos incluyen desde la propia privatización de aquellas, el déficit que exista en sus fondos de pensiones para empleados y los beneficios por ventas de activos.

Sin embargo, la generación de energía no sería afectada por la nacionalización, solo la transmisión y la distribución. Scottish Power heredó la infraestructura de la red escocesa en el centro y sur de la región y, a su vez, a través de SP Networks tiene también una red de distribución en el norte de Gales y el noroeste de Inglaterra, en torno a Liverpool. Asimismo, está uniendo las dos regiones con un cable submarino, en un proyecto con una inversión de unos 1.200 millones de euros.

En su plan de inversiones 2018-2022, 2.750 millones de euros se destinan a la generación de energía renovable -la eléctrica está agilizando cumplir este objetivo- y otros 2.900 en la mejora de redes inteligentes. Es precisamente en la transmisión donde el sector privatizado ha obtenido sus mejores márgenes.