El juez que investiga el patrimonio de Rato mantiene su fianza civil de 18 millones

J. A. B.

Rodrigo Rato seguirá teniendo buena parte de su patrimonio controlado por la justicia para asegurar la fianza de 18 millones de euros que se le impuso en 2015, a fin de cubrir la eventual responsabilidad civil que pudiera derivarse de los delitos cuya presunta autoría se le atribuyen en la causa penal donde se investiga su supuesto enriquecimiento ilícito. El titular del Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, ha rechazado su petición, al menos, hasta que finalice la investigación.

Lo mismo argumenta el magistrado para mantener la retirada de su pasaporte, con el fin de limitar un eventual riesgo de fuga. Sin embargo, y dado que el expolítico metido a financiero -fue vicepresidente del Gobierno y ministro de Economía, antes que director gerente del FMI, y luego presidente de Bankia- ha venido cumpliendo con todas sus obligaciones y citaciones, sí acepta revocar sus comparecencias obligatorias, que eran una vez al mes en un juzgado para acreditar su presencia.

Rato viene sosteniendo hace tiempo que su caso es más «una caza de brujas», donde está acusado de posibles delitos fiscales que -según él- «pudieron y debieron ser comprobados» antes de ser denunciados en vía penal. Así, sostiene que todo se podría haber solventado en un contencioso con la Agencia Tributaria.

El juez instructor, sin embargo, sí aprecia indicios del cobro de comisiones presuntamente irregulares, cuya investigación ha finalizado ya y donde la Fiscalía Anticorrupción le acusa de un delito de corrupción entre particulares. Sin embargo, aún siguen abiertas otras piezas de la causa donde se indaga, por ejemplo, si ha blanqueado dinero procedente de sociedades fiduciarias en el extranjero por conferencias y asesoramientos hechos en España.

Además, Hacienda le atribuye varios delitos fiscales por un total de 5,4 millones de euros desde 2009, excluidos los ejercicios prescritos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos