Málaga y Andalucía ganan peso en la CEOE con González de Lara como vicepresidente

Javier González de Lara, nuevo vicepresidente de la CEOE. /MIGUE FERNÁNDEZ
Javier González de Lara, nuevo vicepresidente de la CEOE. / MIGUE FERNÁNDEZ

El presidente de la CEA defenderá en Madrid «la solidaridad con el resto de territorios de España, la unidad de mercado y tener una voz común» en este complejo momento

Nuria Triguero
NURIA TRIGUEROMÁLAGA

La Junta Directiva de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) aprobó ayer por unanimidad la integración de seis nuevos vicepresidentes a petición de su presidente, Antonio Garamendi. Uno de ellos es el malagueño Javier González de Lara, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía. Junto a él, pasarán a formar parte de la cúpula de la organización el presidente de la Federación Nacional de Organizaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor; el presidente del Instituto de Estudios Económicos, Íñigo Fernández de Mesa; la presidenta del Grupo Juste y miembro del comité ejecutivo de la CEOE, Inés Juste; el presidente de la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras (Seopan), Julián Núñez; y la presidenta de la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec), Marina Serrano.

Además, el presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, Miguel Garrido, fue nombrado también vicepresidente en sustitución de su antecesor en el cargo en la patronal madrileña, Juan Pablo Lázaro. Durante la Asamblea General de la CEOE, Garamendi ya anunció que duplicaría el número de vicepresidencias, pasando de cinco a diez, para elevar la presencia femenina y atender a la realidad de la representatividad de los distintos sectores y territorios que integran la patronal.

Deuda saldada

González de Lara asume este nuevo cargo con «orgullo, humildad y vocación de servicio», según declaró a SUR. «Es un reconocimiento al volumen de empresas y al peso poblacional de Andalucía, sino también a la gestión y a la importancia de la empresa andaluza», afirmó, considerando «inteligente» que por fin se haya dado una vicepresidencia a Andalucía en la CEOE, que ya contaba con sillones para las patronales madrileña, catalana y valenciana. El escaso peso andaluz en la patronal nacional en etapas anteriores había sido criticado en más de una ocasión por González de Lara. Garamendi reconoce así la lealtad que le ha profesado la CEA, tanto en su anterior etapa al frente de Cepyme como en su carrera hacia la CEOE, cuando compitió con Juan Rosell.

González de Lara resumió así el mensaje que defenderá como vicepresidente de la CEOE: «Solidaridad con el resto de los territorios de España, unidad de mercado y marchar unidos ahora más que nunca, porque hay que tener una voz común en un momento político muy complejo«. Cabe recordar que el líder de la CEA fue uno de los que más claramente criticó la tibieza del anterior presidente de la CEOE, Juan Rosell, frente al desafío soberanista.

El presidente de la CEA consideró «muy relevante» que haya tres andaluces entre las diez vicepresidencias de la CEOE: él mismo; el presidente de ATA; Lorenzo Amor y el presidente de Cepyme, Gerardo Cuevas. González de Lara cree que Garamendi está «consolidando un proyecto fuerte y sólido» y donde Andalucía «recupera ese peso que no tenía y eso es muy relevante».

«Existe una gran frustración de los ciudadanos con la clase política»

Las primeras declaraciones de Javier González de Lara como vicepresidente de la CEOE anuncian que el líder andaluz seguirá fiel a su línea de hablar claro y 'mojarse' en todos los temas que atañen a la empresa, incluida la política. Así, cuestionado por la repetición de elecciones, ha asegurado que existe «una gran frustración de los ciudadanos» ya que «a nadie le agrada que en cinco años tengamos que ir cuatro veces a las urnas». «No deja de ser un fracaso de la clase política», ha concluido, mostrando su preocupación por la parálisis política en la que sigue sumido el país ante las turbulencias económicas que se avecinan.