Inditex bate su techo histórico de ventas y beneficios pero no convence al mercado

L. PALACIOS

MADRID. Inditex alcanzó su «techo histórico» de ventas, beneficios y posición de caja en el primer semestre de su ejercicio fiscal (de febrero a julio), pero no convence a unos inversores temerosos de que su potencial de crecimiento pueda estar agotándose. Así lo señaló la banca de inversión Morgan Stanley hace dos semanas, advirtiendo que la capacidad de diferenciación con sus competidores se va reduciendo.

Pese a ello, el beneficio neto del grupo fundado por Amancio Ortega se elevó hasta 1.549 millones de euros, un 10% más que en la primera mitad de 2018, aunque se rebaja a un 7% con el impacto de la normativa NIIF 16 sobre cómputo de los alquileres. Asimismo, por primera vez las ventas sumaron 12.820 millones de euros, con un crecimiento del 7% (5% en tiendas comparables) e incrementos en todas las marcas y en todos los países, tanto en tienda física como 'on line'.

Por zonas, España aportó el 15,6 % de las ventas totales, medio punto menos que un año atrás. El principal mercado continúa siendo Europa (sin España), con una cuota del 44,4%, mientras Asia supone el 24% y América el 16%. El beneficio bruto de explotación (ebitda) alcanzó los 3.447 millones de euros, un 47% más sin contar la NIIF 16. Por su parte, el margen bruto (diferencia entre las ventas y sus costes), subió un 7% hasta 7.284 millones, lo que supone casi un 57% de la facturación, 12 puntos básicos más que hace un año.

Pese a estos resultados «históricos», como los calificó la compañía, los inversores la castigaron ayer con un descenso del 3,88% en su cotización bursátil (cerró en 27,43 euros por acción), aunque en lo que va de año se aprecia aún un 28%. De hecho, el grupo mantiene una valoración alta (más de 85.500 millones) y su presidente, Pablo Isla, destacó que la mayoría de sus ventas las hacen ya sin descuentos, lo que permite mejorar los márgenes.