Hacienda quiere que las empresas paguen un tipo «real» mínimo del 15% en Sociedades

La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero. :: efe/
La ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero. :: efe

Esta medida, que se unirá a nuevas tasas a la banca y a las grandes tecnológicas, entraría en vigor «a partir del año que viene»

EDURNE MARTÍNEZ MADRID.

El nuevo Gobierno quiere aumentar el gasto social y para ello el Estado tiene que ingresar más. Con ese objetivo, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, confirmó ayer que su propósito es diseñar un nuevo marco fiscal que incluya un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades e implantar un impuesto a la banca -cuya recaudación se destinará a pagar las pensiones- y otro a las grandes tecnológicas.

La intención es subir el techo de gasto y aunque Montero no concretó el porcentaje de ese incremento en sus declaraciones a la Cadena Ser, desde Hacienda aseguraron que ya se está trabajando en ello para que estos nuevos impuestos se puedan empezar a tramitar «a principios del año que viene». Y es que no todas las medidas fiscales de las que se está hablando se podrán incluir en los Presupuestos de 2019 al ser modelos de nueva creación, por lo que se irán enviando los proyectos de ley al Congreso para ir tramitándose y que entren en vigor a lo largo del próximo ejercicio. En todo caso, la ministra afirmó que no subirá el IRPF, por lo que el aumento de ingresos se generaría «sin que el ciudadano tenga que pagar más impuestos», según esas fuentes.

Sobre el tipo mínimo de Sociedades fijado en el 15%, Montero explicó que lo importante es establecer un límite a partir del cual las empresas «no puedan aplicarse mayores deducciones». Actualmente el tipo nominal general del Impuesto sobre Sociedades está en el 25%, pero rara vez se llega a pagar ese gravamen, ya que el tipo medio efectivo se queda en el 12% o 13%. Eso sí, la titular de Hacienda apostó por las deducciones que potencien la igualdad de género en las empresas. Sin embargo, desde el ministerio reconocieron que aún no se sabe exactamente cuáles serán las prácticas que permitan beneficiarse a las empresas que apuesten por la igualdad.

El pasado mes de abril el PSOE reclamaba una alternativa presupuestaria al proyecto presentado por el Gobierno de Rajoy con dos objetivos: «modernizar la estructura productiva española» y «sacar a la mayoría del estancamiento al que le han sometido las políticas del PP». Así, su propuesta consistía entonces en una «expansión presupuestaria moderada» de 7.998 millones de euros. El proyecto incluía un «ahorro de gastos por mayor eficiencia de la Administración de 2.500 millones de euros» y un tipo mínimo en el impuesto de sociedades del 15% con el que se preveía un ingreso de 4.000 millones.

«La nueva fiscalidad tiene que dar respuesta a los retos que plantea la tecnología, la globalización y la economía colaborativa que no han encontrado encaje en la fiscalidad tradicional», explicó Montero.

Es el caso de las grandes tecnológicas. El Gobierno socialista recoge el guante de Cristóbal Montoro y asegura que la denominada 'tasa Google' se pondrá en marcha, aunque aún es pronto para saber si tal y como lo planteaban los populares -cuyo plan pretendía recaudar 600 millones de euros este año- o de forma más amplia. El presidente del Gobierno afirmó hace unas semanas en una entrevista a TVE que había que abrir el debate de los recursos y los ingresos públicos «para garantizar el sistema de pensiones». Aunque entonces matizó que la capacidad recaudatoria de la 'tasa Google' a los servicios digitales era «muy baja».

Impuesto medioambiental

También en Bruselas habló el presidente sobre la subida de impuestos la semana pasada. «Hay que abrir un debate sobre fiscalidad justa, ya que los ingresos públicos en España representan el 38% del PIB (varios puntos por debajo de la media de la UE). ¿Queremos tener un sistema fiscal de tercera para tener un Estado de bienestar de primera? No es posible. ¿Queremos entonces tener unos ingresos fiscales de primera para tener un Estado de bienestar de primera? Eso es lo que quiere el Gobierno, abrir una reflexión», aseguró entonces al ser preguntado por una subida del diésel.

Y es que también habrá un nuevo impuesto en el ámbito medioambiental. La ministra dijo ayer que se están estudiando las propuestas formuladas por el Ministerio para la Transición Ecológica para recoger «las que sean razonables». Su objetivo pasa por implantar una política disuasoria de conductas contrarias al medio ambiente, introduciendo por ejemplo gravámenes añadidos a productos contaminantes. Señaló que no tendrán afán recaudatorio, porque los recursos que aportarían no serían significativos, aunque no aclaró si eso incluiría la equiparación de la imposición del diésel a la gasolina.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos