Hacienda no impondrá el tipo mínimo del 15% en Sociedades a las pymes

La tasa «inminente» a los servicios digitales irá hacia las plataformas que venden publicidad online o datos con información de los usuarios

EDURNE MARTÍNEZ MADRID.

Había mucha expectación para conocer más detalles sobre la lista de nuevos impuestos que se anunciaron la semana pasada desde el Ministerio de Hacienda. En su primera comparecencia ante la Comisión de Hacienda del Congreso, la ministra María Jesús Montero quiso reiterar ayer la intención del Gobierno de establecer «de forma inminente» un nuevo impuesto a las tecnológicas y subir el tipo mínimo real del 15% a las grandes empresas en el Impuesto de Sociedades con el objetivo de «acercar el tipo teórico impositivo al tipo real».

Eso sí, la ministra hizo especial hincapié en que esta subida de impuestos para grandes compañías «no afectará a las pymes ni a las empresas medianas» y estará orientada a «ajustar la contribución de las grandes al bien común». Por tanto, estas medidas -aseguró- no afectarán «en ninguna medida» al contribuyente: «No vamos a tocar los impuestos de los ciudadanos, ya han vivido en la crisis diferentes subidas impositivas».

Sobre las tecnológicas, la ministra habló de una «adaptación de la nueva normativa fiscal» que para algunas áreas «ha quedado obsoleta». Aunque no concretó cifras, adelantó que será «en coordinación con la UE». A grandes rasgos, se perfiló en la comparecencia que tributarán por los ingresos que reciben por publicidad online, por actividades intermediarias que facilitan la venta de bienes y servicios o por venta de datos que se generan con información proporcionada por el usuario. «Se llevará a cabo una regulación inteligente que favorezca el desarrollo de estos nuevos modelos digitales», precisó la ministra.

Se modificará la lista de morosos para que incluya a colaboradores y responsables subsidiarios

Durante su respuesta a las demandas de los grupos parlamentarios, Montero aseguró que las «reformas exprés no dan seguridad a las empresas ni garantías a largo plazo». Por eso, es necesaria una «reforma en profundidad» de determinadas figuras fiscales. Y sobre ello sacó a relucir las nuevas empresas basadas en la economía digital, que no se adecúan a la realidad fiscal actual, «lo que da lugar a una competencia desleal». «No se trata de recargar ningún sector, sino que contribuyan justamente por sus beneficios», señaló la ministra.

Lucha contra el fraude

En cuanto a los plazos, Montero habló de dos fases, una «más inmediata» -en la que se enmarca la reforma de Sociedades y el nuevo tributo a las tecnológicas- y otra posterior. Dejó claro que todos los impuestos de nueva creación irán en leyes expresas y no estarán «hasta principios de 2019». Sobre los impuestos medioambientales, no tendrán «afán recaudatorio», sino el de prevenir dinámicas negativas y «contribuir a la sostenibilidad» del planeta. «No afectará a los autónomos, no incidirá en la actividad económica de los pequeños empresarios».

En cuanto a la lucha contra el fraude fiscal, Montero anunció la modificación de la Ley General Tributaria para que la lista de morosos incluya también a los «colaboradores y responsables subsidiarios», y no solo a los propios deudores. Además, el Gobierno trabaja en la actualización de la lista de paraísos fiscales para que se atajen las «planificaciones fiscales abusivas» de las multinacionales para garantizar que tributan donde generan valor.

Montero incidió en la importancia de controlar y prevenir el fraude fiscal y anunció que la nueva norman penalizara a las grandes multinacionales que pagan impuestos en diferentes lugares.

 

Fotos

Vídeos