Google rompe con Huawei en plena guerra comercial entre Estados Unidos y China

Sus móviles y tabletas podrían perder el acceso inmediato a las actualizaciones Android y servicios como Play Store o el correo de Gmail

ISAAC ASENJO MADRID.

La guerra fría de este siglo es tecnológica, los actores son Estados Unidos y China, y tiene visos de serie de televisión. En la batalla, Huawei tiene todas las de perder. Hace dos meses la marca china pasaba a la ofensiva denunciando al gobierno de Trump, que acusaba al fabricante de espionaje industrial y fraude bancario. El líder estadounidense incluyó a la marca de móviles que más vende en España en la lista negra comercial y ahora Google ha entrado en juego para sumir en la incertidumbre a los de Shenzhen, que se encuentran en una situación de crisis con esta decisión.

El mayor problema es que los móviles y las tabletas de Huawei podrían quedar obsoletos en poco tiempo puesto que no podrían actualizar el sistema operativo Android bajo el que operan. Tampoco podrían descargarse aplicaciones al quedar fuera de la Play Store o el correo electrónico Gmail. Eso sí, la empresa asiática aún tendrá acceso a la versión de Android disponible a través de licencias de código abierto, disponibles para cualquiera que quiera usarlas. Sin embargo, Google dejará de prestar colaboración y respaldo técnico a Huawei para sus servicios y los de Android.

Ante la oleada de mensajes de millones de usuarios de Huawei preguntando qué pasará con sus terminales, Google emitió ayer un mensaje de calma a través de las redes sociales en el que explica que todos los que cuenten con un dispositivo Huawei u Honor podrán seguir utilizando los servicios de la compañía sin problemas, pero no podrán actualizar el sistema operativo. Este veto es un varapalo tremendo para Huawei puesto que aporta gran parte del ADN en el uso de un móvil bajo su sistema operativo. A la asiática no le quedaría otra opción que inventar su propio código.

El 90% Android en España

Android representa el 85% del mercado mundial de sistemas operativos y el resto está casi en su totalidad en manos de iOS de Apple. En España, el dominio aún es mayor: está instalado en 9 de cada 10 terminales. En Europa, en 8 de cada 10.

Ante el veto estadounidense, el fabricante chino quiso alzar la voz e informó de que dará soporte a sus usuarios a través del código abierto. «Huawei ha contribuido considerablemente al desarrollo y crecimiento de Android alrededor del mundo. Como 'partner' clave de Android, hemos trabajado conjuntamente con la plataforma de código abierto para desarrollar un ecosistema que ha beneficiado tanto a la industria como a los usuarios. Huawei seguirá proporcionando actualizaciones de seguridad y servicios postventa a todos los 'smartphones', tabletas y dispositivos Huawei y Honor, tanto a los que ya se hayan vendido como a los que siguen estando en 'stock'. Seguiremos construyendo un ecosistema de 'software' seguro y sostenible, para ofrecer la mejor experiencia a todos los usuarios del mundo», explicó la compañía.

El pasado jueves Trump incluyó de forma oficial a Huawei en su lista negra comercial, lo que implica la imposición inmediata de restricciones que complicarán sus negocios en EE UU. Los principales fabricantes de procesadores como Intel o Qualcomm dejarán de facilitar componentes a Huawei hasta nuevo aviso.

Más