«No hay ganador en la guerra comercial»

Pese a la tregua temporal en el conflicto arancelario a gran escala entre EE UU y China, los organismos internacionales siguen temiendo efectos negativos a medio plazo. Por eso el director general del BPI, Agustín Carstens, advirtió ayer de que «en las guerras comerciales no hay ganadores, solo perdedores». Así, se refirió a la desaceleración económica del gigante asiático como uno de esos efectos negativos, con el agravante de que «se ha extendido rápidamente a todo el mundo». No obstante, valoró los esfuerzos del país para reducir el endeudamiento de sus empresas en el camino para «asegurar una transición suave a una economía basada en los servicios».