Francisco González ganó 5,5 millones en su último año al frente de la entidad

El pago del bonus del expresidente, menor que en 2017 por incumplir objetivos, queda también pendiente del informe final sobre el espionaje

J. M. CAMARERO

madrid. La retribución que correspondía a Francisco González en su último año de mandato en BBVA fue de 5,47 millones de euros por todo tipo de conceptos (metálico, acciones o instrumentos financieros consolidados). Así lo recoge el informe anual que la entidad ha remitido a la CNMV, donde detalla que esa cuantía conjunta asignada al expresidente de la corporación descendió en 2018 un 5,5% con respecto a los 5,79 millones del ejercicio anterior.

Esta reducción se explica por el descenso de la parte variable que González tenía asignada, cuyo importe fue de 2,64 millones, un 20% inferior a la del año previo. Su bonus evoluciona en función de los resultados de la entidad, cuya trayectoria flaqueó en 2018 en territorios como Turquía o Argentina. BBVA lo reconoce en su informe al destacar que esos objetivos se sitúan «por debajo del establecido» inicialmente.

En el caso de la parte fija de salario, González mantuvo su sueldo en el entorno de los 2,47 millones. A esta cuantía se suma un millón de euros por bonus de años anteriores y 528.000 euros más por parte del variable de 2018. En total, cuatro millones a los que se añaden 1,4 millones abonados a través de acciones del banco, como establece el plan de retribuciones. Además, González tenía acumulados 79 millones en derechos por su plan de pensiones forjado desde 2000 hasta 2010, el año en el que cumplió 65 años y dejó de recibir esa aportación por parte de la entidad.

La política de pagos de BBVA establece que el 40% del variable de González los cobrará este primer trimestre; una mitad en acciones y otra en metálico. El 60% restante queda diferido y no se empezará a abonar hasta 2022, esto es, en un periodo de cinco años. Ese abono está vinculado a las cláusulas que pueden limitar o impedir el pago por posibles resultados negativos, malas prácticas u otras circunstancias sobrevenidas. Del resultado de la investigación por el caso del espionaje, por ejemplo, dependerá la recepción final de los fondos que le corresponden como expresidente, tal y como se explica en el informe anual sobre remuneraciones.

El nuevo sueldo de Torres

Al actual presidente de BBVA, Carlos Torres, le corresponde una retribución de hasta 5,45 millones. La parte fija será de 2,45 millones, una cuantía que no puede incrementarse más de un 5% de media anual. Es el mismo sueldo que cobraba hasta ahora su antecesor. Así será si lo aprueba la junta de accionistas del 15 de marzo en Bilbao.

En su condición de consejero delegado hasta el pasado 31 de diciembre, Torres obtuvo una remuneración fija de 1,96 millones, la misma que en 2017, mientras que la parte variable se redujo un 15%, hasta los 2,4 millones de euros, por no alcanzar los objetivos fijados. El grupo realizó una aportación a su plan de pensiones de 1,6 millones.

En el caso del nuevo consejero delegado, Onur Genç, el consejo ha propuesto una retribución de hasta 4,8 millones. Como sueldo fijo cobraría 2,18 millones. El bonus variable del ejecutivo de origen turco podría ascender hasta los 2,6 millones de euros. A Genç se le han asignado varios complementos retributivos, como el de movilidad, además de un seguro por invalidez y otro por fallecimiento.