Los juzgados malagueños, 'cañeros' con los bancos

Los juzgados malagueños, 'cañeros' con los bancos

Fueron pioneros en dar la razón a los consumidores en las cláusulas suelo y ante asuntos como la retroactividad, el IRPH o el IAJD se han apartado del Tribunal Supremo

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El último ejemplo es de hace menos de un mes. «Un juez de Málaga ignora la doctrina del Supremo y declara nulo el IRPH de una hipoteca». Este es el titular de la noticia publicada por este periódico en referencia a una insólita sentencia emitida por el Juzgado de Primera Instancia número 18 bis de Málaga el pasado 19 de octubre. Este órgano judicial, uno de los dos especializados en cláusulas hipotecarias que hay en la provincia, declaró nula por falta de transparencia la cláusula en la que se establece el índice IRPH como tipo de interés del préstamo que contrató una ciudadana malagueña en 2001. El magistrado Jesús Torres no consideró demostrado que la entidad financiera informara a su cliente adecuadamente sobre el alcance de la cláusula.

Lo llamativo de esta sentencia es que contradice la doctrina que sentó el Tribunal Supremo en noviembre del año pasado, cuando determinó que el IRPH como tal no puede ser objeto de control de transparencia, ya que es una condición general de la contratación. Desde este pronunciamiento, los juzgados han desestimado sistemáticamente todas las demandas contra este índice hipotecario, pero el juzgado malagueño decidió ignorar esta línea jurisprudencial y se limita a señalar en su sentencia que hay «algún sector doctrinal que dice que la remisión al IRPH se caracteriza porque su funcionamiento lo puede comprender cualquier consumidor que puede ser calificado de consumidor medio», para a continuación expresar su disconformidad con este argumento y señalar que «es necesario de conformidad con lo preceptuado en el artículo 4.2 de la Directiva 93/13 el deber de informar cómo funciona».

No es la única vez que un juzgado malagueño ha diferido de las directrices del Supremo para dar la razón al consumidor en un pleito contra un banco. También en el polémico asunto del impuesto de las hipotecas ha pasado algo similar: el 20 de octubre, el Juzgado de Primera Instancia número 20 de Málaga, que es el otro especializado en cláusulas hipotecarias, dictó una sentencia que sigue la doctrina marcada por la Sección Segunda de la Sala Tercera del Tribunal Supremo el pasado 16 de octubre, en el sentido de obligar al banco, y no al cliente, a pagar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) derivado de la inscripción en el registro de un préstamo hipotecario. Una decisión que obvia el 'impasse' ordenado por el presidente de la citada sala tercera, que anunció el día 17 que dicha sentencia quedaba sin efecto hasta que el asunto volviera a abordarse en pleno el 5 de noviembre.

Otros casos

Asociaciones de consumidores y abogados especializados en derecho bancario destacan el papel valiente y pionero que han desempeñado los juzgados malagueños en la defensa de los derechos de los consumidores frente a prácticas financieras abusivas. En su día dictaron sentencias pioneras en cláusulas suelo y en su mayoría se alinearon con la tesis de la retroactividad total, que fue tumbada por el Supremo y después impuesta por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. También han tomado decisiones novedosas en relación a otras cláusulas hipotecarias, como la de apertura, que fue declarada abusiva el pasado 15 de febrero en una sentencia del número 18 bis. Son asimismo numerosas las sentencias dictadas en Málaga que anulan los intereses de préstamos al consumo o tarjetas de crédito por considerarlos abusivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos