El fiasco de las 'puntocom' ha curtido a los inversores

Agentes de Bolsa, en plena jornada de operaciones en el parqué de Nueva York. :: efe/
Agentes de Bolsa, en plena jornada de operaciones en el parqué de Nueva York. :: efe

Los analistas los ven «más escépticos» y al mercado más protegido, para que no se repitan casos como AOL y Terra

J. A. BRAVOMADRID.

Si hablamos de burbujas e inversiones, el estallido de las 'puntocom' justo en el cambio del siglo XX al XXI marcó un antes y después para muchos analistas y, sobre todo, inversores, que desde entonces se han ido volviendo más cautos. Aunque tuvo que ser la crisis de las hipotecas 'subprime' y la caída de la banca Lehman Brothers en 2008 la que terminara por retraer su confianza al mínimo.

El paso de los años ha moderado ese recelo, gracias también a los cambios normativos que, tras el estallido de la última crisis financiera, se han llevado a cabo en Estados Unidos y la Unión Europea. Pero, ¿cuál fue el caldo de cultivo que llevó al Nasdaq, el índice de empresas tecnológicas de Wall Street y referente mundial, a perder casi 5.000 millones de dólares en solo dos años (2000-2002) por su desplome tras la quiebra de una serie de compañías tecnológicas? Pues la clave, según explica Borja Ribera, profesor de Bolsa y Mercados Financieros en la escuela de negocios EAE, fue que a finales de la década de los noventa «se veía internet como el futuro», de modo que «no se analizaba la situación» de esas compañías en ese momento, sino lo que supuestamente iban a generar en 10, 15 o 20 años. «Hoy día (la Red) -asevera- es el presente y no nos imaginamos nuestra vida sin ella».

«Seguro que ahora también se cometen errores -reconoce- pero, en general, nos encontramos con empresas con una buena valoración de fundamentales y, sobre todo, un mercado consolidado en internet». Es justo lo que no pasaba entonces, como evidencian dos ejemplos a sendos lados del Atlántico. En EE UU, la empresa AOL convenció a muchos de ser el mejor alumno en la clase de los proveedores de servicios de internet y los usuarios lo creyeron: en 1997 casi uno de cada dos hogares en ese país accedían a sus búsquedas en la Red con él. El emporio Time Warner la compró en enero de 2000, pero la fórmula de éxito se agotaría con la llegada de más competencia. En 2008 se vendería para no lastrar el grupo.

El Nasdaq, el índice de las firmas tecnológicas más reconocido, perdió 5.000 millones en 2000-2002 «Entonces se veía internet como el futuro; hoy es el presente y no nos vemos sin él», dicen los expertos

En la UE el caso paradigmático de 'puntocom' inflada es la española Terra, una filial de Telefónica que creció a golpe de talonario pero malgastó sus recursos: en 2000 compró Lycos, el tercer portal más visitado de EE UU, por 12.500 millones de dólares; tres años después lo vendería por solo 105 millones. Se estrenó en Bolsa en noviembre de 1999, con una revalorización en un solo día del 185%. Salió a casi 12 euros, su récord llegó a los 140 y terminaría su andadura bursátil en 2005 en apenas tres euros.

¿Se repetirá la historia en poco tiempo? Felipe López- Gálvez, analista de Self Bank, no lo ve probable porque «el inversor se ha vuelto más escéptico, es más paciente y, además, está mejor formado».