Explota el nacionalismo chino

ZIGOR ALDAMA SHANGHÁI.

«De ahora en adelante, este restaurante comenzará a cobrar un 25% más (aranceles) a los comensales estadounidenses. Si no lo entiendes, pregunta en la embajada americana». Este mensaje, escrito en una pancarta roja que cuelga en la terraza de un establecimiento de China, puede parecer anecdótico, pero refleja el sentimiento que se extiende entre la ciudadanía china ante lo que se percibe como un ataque frontal de Trump para minar su auge.

La inclusión de Huawei en la lista negra comercial ha provocado un estallido en el siempre latente nacionalismo chino. Ya sucedió hace siete años cuando un conflicto con Japón por la soberanía de unos islotes desembocó en protestas multitudinarias y llamadas al boicot de todo lo nipón. Ahora el enemigo es más poderoso. Trump está demostrando que puede dañar la economía de China. El veto a Huawei, con sus miras en las nuevas redes 5G, se ha reproducido también en otros aliados de EE UU.