Tercera convocatoria de huelga de los empleados de Amazon este año

Paquetes de Amazon./Reuters
Paquetes de Amazon. / Reuters

A los paros en marzo y julio en su principal centro de distribución en España, se unen ahora otras jornadas de protesta en el 'Black Friday' y durante el período navideño

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El David sindical sigue sin lograr aún torcer el brazo del Goliath del comercio electrónico, pese a que Amazon ya ha sufrido este año las dos primeras huelgas desde que desembarcó en España en 2012. Fueron a finales de marzo y mediados de julio de este ejercicio, respectivamente, y ahora se convocan otros ocho días de paros de cara al período navideño. Comenzarán el 23 y el 24 de noviembre en coincidencia con el 'Black Friday', que se ha convertido en los últimos años en un momento clave para las ventas de los establecimientos comerciales, sobre todo a través de internet.

El motivo de las protestas, convocadas por los sindicatos CC OO y CGT -UGT y CSIT, con menor representación en la plantilla aún no han decidido si las secundarán- en el centro logístico que la multinacional estadounidense tiene en la localidad madrileña de San Fernando de Henares, sigue siendo la implantación «unilateral» del convenio colectivo del sector de la logística desde el pasado mes de abril tras la caducidad del acuerdo colectivo anterior, lo cual -argumentan- ha «degradado» sus condiciones laborales. Esa medida, critican, «dio al traste con derechos que venían siendo históricos como el precio de la hora extra, las categorías profesionales, la garantía de subida salarial, el complemento de baja por incapacidad temporal y otros».

La empresa, por su parte, aceptó abrir una mesa de negociación con las centrales sindicales, pero estas se quejan de que apenas se ha movido de sus posiciones iniciales y de que las conversaciones no han registrado avances significativos desde julio. Sostiene que ahora la compañía deberá decidir «si mantiene el pulso» con los representantes de los trabajadores o vuelve a tener su principal almacén nacional «paralizado en días clave de manera recurrente». Desde Amazon evitan dar una respuesta concreta al respecto e inciden en que han creado «más de 2.000 empleos permanentes en España desde 2011», con salarios «competitivos, un paquete completo de beneficios y programas de formación innovadores».

Aunque la nueva convocatoria de huelga todavía no ha sido formalizada -se presentará a la propia empresa y las autoridades laborales en los próximos días, aunque la primera fue avisada de ello hace dos semanas-, la falta de movimientos desde Amazon para celebrar una nueva reunión con los sindicatos llevó a la asamblea de trabajadores a apoyar este lunes por mayoría seguir adelante con los paros. Habrá, eso sí la preceptiva reunión de mediación obligatoria pero se antoja bastante complicado llegar a un acuerdo de última hora, según fuentes de las centrales.

Los ocho días de paros comenzarán a finales de noviembre con las dos jornadas citadas antes pegadas al 'Black Friday', para continuar los días 7, 8 y 9 de diciembre en pleno puentes festivo de la Constitución. Después entraremos en el período prenavideño con otro día de huelga el 15 de diciembre y uno más el día 30 del mismo mes, dejando la última fecha de esta protesta para el 3 de enero, en plena semana de compras previas a la noche de los Reyes Magos.

Denuncia judicial

Las huelgas de marzo y julio no tuvieron el impacto que esperaban los sindicatos en la producción, pese a que sostienen que su seguimiento fue mayoritario (en torno a un 70% de la plantilla) porque Amazon pudo desviar parte del trabajo a otros plantas que tiene en el país. Así, al menos, lo denunciaron aquellos en su momento, aunque no llegaron a hacerlo en los tribunales. Sin embargo, sí demandaron al grupo en mayo ante los Juzgados de lo Social de Madrid por modificar, de manera unilateral y sin previo aviso, las condiciones de trabajo de su planta de San Fernando.

Este centro logístico madrileño, con 77.000 metros cuadrados disponibles, es el mayor de los ocho que tiene el grupo en España -tiene pendiente de apertura otros tres-, aunque seguido de cerca por los de Barcelona (60.000 metros cuadrados en El Prat, junto al aeropuerto) y Getafe (55.000 metros cuadrados), también en la comunidad de Madrid. Todos ellos serán superados en tamaño a principios de 2019 con la puesta en marcha de sus nuevas instalaciones (100.000 metros cuadrados) en la localidad toledana de Illescas, apenas a 40 kilómetros de la capital.

 

Fotos

Vídeos