Gas Natural (Naturgy) perderá 3.000 millones tras devaluar parte de sus centrales

J. M. C.

La compañía energética Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa) tiene previsto cerrar este ejercicio con unas pérdidas que alcanzarán los 3.000 millones de euros tras haber decidido depreciar activos de generación eléctrica tradicional, como nucleares, térmicas de carbón o ciclos combinados, por un total de 4.900 millones de euros.

Así lo comunicó ayer la multinacional en el marco de la presentación de su plan estratégico hasta 2022, en Londres. El presidente ejecutivo de la firma, Francisco Reynés, aprovechó para anunciar esta devaluación estimada de algunos activos de generación eléctrica convencional en España, debido a las débiles expectativas en torno a fuentes como el carbón, la nuclear o los ciclos, ante la previsión de reducción de emisiones a la que está dispuesto a llegar el Gobierno.

La rebaja del valor de estos activos desde los 7.900 millones -incluyendo el fondo de comercio- hasta los 4.200 millones, hará que la compañía cierre el año con unos 3.000 millones de euros de pérdidas, apuntó Reynés. El presidente de Naturgy afirmó que este impacto ya se reflejará en las cuentas del primer semestre del año, que se presentarán a finales de julio, pero también quiso dejar claro que «se trata simplemente de un ejercicio de contabilidad», y ha añadido que incluso tendrá un «efecto positivo en caja, gracias a los impactos impositivos». En cualquier caso, este ajuste no recurrente no «va a poner en peligro el pago del dividendo» y, a partir de 2019, tendrá un efecto positivo en los resultados, aclaró.

A pesar de este contexto, Naturgy podrá pagar dividendos porque, pese a que el resultado consolidado se traducirá en ese volumen de pérdidas, habrá beneficios en la sociedad individual, dado que esa depreciación de activos en España se verá compensada «ampliamente» por el efecto positivo de la venta parcial de su distribuidora de gas Nedgia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos