Llega a Málaga Demium Startups, una incubadora que pone la idea y elige a los emprendedores

Álvaro Villacorta, responsable de Demium Startups en Málaga. /Francis Silva
Álvaro Villacorta, responsable de Demium Startups en Málaga. / Francis Silva

Esta red ha lanzado ya 40 proyectos en Madrid, Barcelona y Valencia y está dirigida en el ámbito local por el empresario e inversor Álvaro Villacorta

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

Las ideas están sobrevaloradas en el mundillo 'startup'. Al menos, esa es la opinión de muchos inversores del sector tecnológico, que ponen el acento en la importancia de un buen equipo para el éxito de un proyecto. El estereotipo del emprendedor enamorado locamente de su idea que no está dispuesto a cambiar nada para no traicionarse a sí mismo «ha hecho mucho daño», opina Álvaro Villacorta, que pese a su juventud cuenta con experiencia suficiente para hacer este tipo de análisis. Arquitecto de formación, siendo veinteañero fundó Food Messenger, una empresa que se adelantó en Málaga a Just Eat, La Nevera Roja, Deliveroo y demás compañías de reparto de comida a domicilio. En 2015 la vendió por una jugosa cifra –no desvelada– al grupo inversor alemán Rocket Internet. Después se ha implicado como socio en otras empresas como Hello Givers, HappyBox o Workkola.

Ahora, Villacorta se embarca en un nuevo proyecto: Demium Startups. Se trata de una red de incubadoras fundada hace cinco años y ya presente en Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao, que sigue un modelo diferente al habitual, precisamente porque no elige a los emprendedores en base a su proyecto, sino al revés: selecciona a las personas más apropiadas para formar un equipo eficaz y les brinda un proyecto 'llave en mano'. «Hay dos motivos principales por los que fracasan las 'startups': que los emprendedores no son capaces de ver los fallos de sus ideas; y que los equipos se forman de manera errónea, normalmente por amistad», explica Villacorta. La incubadora se ha establecido provisionalmente en unas oficinas de Promálaga y tendrá su sede definitiva en el Colegio de Arquitectos.

Demium Startups selecciona ideas de negocio «de éxito contrastado en otros países» y se las brinda a los emprendedores para que las pongan en marcha en España. ¿Y esto al fin y al cabo no es copiar? Pues sí, y sus defensores lo reconocen sin complejos. Es un modelo que se conoce en el mundo emprendedor como 'builder', cuyo exponente más conocido en Europa es, precisamente, Rocket Internet, la empresa que compró la 'startup' de Villacorta. En España ya hay algunas incubadoras que apuestan por este modelo, como Nuclio, Sonar, Antai y la propia Demium.

Mayor supervivencia

Villacorta asegura con este método se aumenta el ratio de supervivencia de las 'startups' salidas de la incubadora. «El 78% siguen activas», afirma. La red tiene un portfolio de 42 empresas creadas con más de 15 millones de euros invertidos en ellas. Las que más han dado que hablar son Citybox , Singularu y Tuvalum.

Demium Startups ya tiene cinco equipos en marcha en Málaga y lanzará otros cinco antes de final de año. Los primeros fueron elegidos en una competición llamada 'Allstartup', cuyo principal objetivo era juntar a los candidatos para formar los mejores equipos posibles (se buscan básicamente tres perfiles: negocio, marketing y tecnología). «Los participantes crean equipos equilibrados y desarrollan una idea de negocio propuesta por Demium Startups. En sólo tres días viven la emoción de desarrollar y lanzar una 'startup', recibiendo formación y asesoramiento especializado para lograrlo. El último día llega el momento de hacer el 'pitch' ante el jurado y los mejores candidatos son los seleccionados para entrar en el programa de incubación», explica Villacorta.

De este proceso de selección han salido cinco equipos de entre tres y cinco personas. Tres de ellos ya tienen un proyecto definido. El primero desarrollará una plataforma para empresas que necesitan reclutar profesionales tecnológicos. Su sistema se basa en la organización de 'hackatones' (competiciones para desarrolladores), cuyos ganadores obtienen como premio un puesto de trabajo. El segundo apuesta por montar 'cocinas fantasma': «Se trata de cocinas industriales pensadas para externalizar desde los restaurantes toda laproducción enfocada al reparto a domicilio. Actualmente el auge de este servicio está desbordando a muchos establecimientos», explica Villacorta. El tercer equipo desarrollará muebles de diseño para mascotas, mientras que los otros dos aún no han terminado de perfilar su proyecto. El responsable de la incubadora incide en que aunque la idea les venga dada, es crucial que los emprendedores la hagan suya; que se «enamoren» de ella.

A cambio de proporcionarles la idea de negocio, brindar a los emprendedores alojamiento empresarial y mentorización durante seis meses y ayudarles a buscar inversores, Demium Startups se queda con el 15% del capital de cada empresa creada. «Nosotros invertimos entre 25.000 y 75.000 euros en cada proyecto», apunta Villacorta. La incubadora quiere gente con ambición. «Buscamos negocios que puedan llegar a los mil millones; que tengan una capacidad de crecimiento, tanto en España como de saltar a otros mercados. Si no tienen esta visión, no nos necesitan a nosotros», argumenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos