Iberdrola invertirá 6.000 millones en España en los próximos cinco años

El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ayer en Londres. :: r. c./
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ayer en Londres. :: r. c.

La eléctrica se centrará en redes, renovables y digitalización tras ganar 2.800 millones de euros en 2017, un 3,7% más que el ejercicio anterior

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. El nuevo plan de inversiones que Iberdrola pondrá en marcha hasta 2022 supondrá una dotación de 32.000 millones de euros en todos países en los que opera la energética. De esa cuantía, inyectará unos 6.000 millones para desarrollar y mejorar su actividad en España, según fuentes de la corporación. Este volumen se incrementa en un 50% con respecto al anterior plan de la firma, que aún está en vigor, y representa casi un 19% de la dotación global que tendrá el presentado ayer por el presidente del grupo, Ignacio Galán, con el que pretende sentar las bases futuras de la empresa a cinco años vista.

Entre las inversiones que Iberdrola tiene previsto acometer en su actividad española se encuentran 1.860 millones para el negocio de redes, de los 15.500 millones que destinará a este fin en todo el grupo. En los últimos años, la compañía ya había invertido 5.600 millones en proyectos como, entre otros, la digitalización completa de su red de alta tensión en España. Con los 4.800 millones proyectados ahora, se alcanzarán 20 millones de contadores inteligentes, hasta abarcar el 100% de la red de medidores habilitados en todo tipo de viviendas y empresas.

El grupo espera avanzar en las inversiones que ya están puestas en marcha en renovables, con las que se prevé aumentar la capacidad de energías verdes en 470 megavatios (Mw). España es el país en el que tiene una mayor potencia renovable instalada con estas centrales. Entre otros proyectos para el mercado nacional, la compañía quiere alcanzar 17,6 millones de servicios a usuarios y aspira a que el 60% de las soluciones inteligentes para consumidores se localicen en España.

Estas actuaciones seguirán la misma senda que las inversiones anunciadas ayer por Ignacio Galán para todos los territorios donde mantiene actividad. El 90% de esos 32.000 millones se destinarán a redes (la mitad) y a renovables (más de un tercio del mismo). Serán áreas que, junto a la generación contratada en México, aportarán un 80% de la cifra de negocios del grupo en el año 2022, con un Ebidta (resultado de explotación) que puede llegar a los 12.000 millones en ese momento. En cualquier caso, Iberdrola mantendrá inversiones en curso por 9.000 millones hasta el final de ese periodo, que permitirán continuar incrementando los resultados más allá de 2022. Esa es la estimación del presidente, quien considera que este proyecto «es totalmente coherente con nuestra estrategia de los últimos años, al tiempo que aprovecha las oportunidades que brida el nuevo entorno digital». El plan anterior, que data de hace dos años, tenía previsto invertir 25.000 millones de euros hasta 2020.

Dividendo, a 0,4 euros

El grupo prevé alcanzar un beneficio de entre 3.500 y 3.700 millones de euros dentro de cinco años, para mantener su política de remuneración al accionista, hasta llegar a los 0,4 euros brutos por título cuando culmine ese plan. En la próxima junta se propondrá el pago de 0,32 euros por acción, lo que implica un incremento del 3,2% con respecto al acordado para 2016.

Por ahora, Iberdrola se encamina hacia ese objetivo, después de que en 2017 obtuviera un beneficio de 2.804 millones de euros, un 3,7% más que en 2016. El negocio de redes en Estados Unidos y de renovables, así como la integración de la brasileña Neoenergia, han compensado el débil comportamiento de la actividad de generación de luz en España, afectada por la sequía. A pesar de que los resultados batieron las previsiones de los analistas, Iberdrola cayó ayer un 4,1% en Bolsa, el mayor descenso del Ibex-35.

Ignacio Galán insistió ante los inversores desde Londres su oposición a que sean las propietarias de las centrales nucleares las que asuman el coste su desmantelamiento tras recordar que la ley «deja muy claro que los residuos nucleares son responsabilidad del Estado» a través de la sociedad pública Enresa.

 

Fotos

Vídeos