Las empresas también deberán registrar la diferencia salarial entre hombres y mujeres

Las empresas también deberán registrar la diferencia salarial entre hombres y mujeres

Garrigues anima a los empresarios a controlar el horario efectivo de sus trabajadores y no el tiempo que pasan en el puesto de trabajo

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

Las empresas no sólo van a estar obligadas a controlar el tiempo de trabajo de sus empleados sino también a registrar las diferencias salariales entre hombres y mujeres para evitar discriminaciones de género. Aunque esta última medida ha pasado algo más de tapadillo, la realidad es que la Inspección de Trabajo también va a vigilar si se produce una brecha entre géneros. Según se establece en el decreto 6/2019 de 1 de marzo, las empresas que tengan más de 50 trabajadores están obligadas a elaborar un plan de igualdad y a registrar el salario entre hombres y mujeres en igualdad de puestos y de horas de trabajo. En el caso de que en alguna de estas ecuaciones se supere el 25% de diferencia, la empresa estará obligada a justificar los motivos. De momento no se sancionará y los empresarios tendrán entre uno y tres años para adaptarse a la nueva regulación.

A tenor de los cambios laborales introducidos en las últimas semanas, la empresa de abogados Garrigues ha celebrado unas jornadas para aclarar a los empresarios algunos aspectos de las nuevas leyes. Entre otras han explicado a los asistentes que los empresarios deberían registrar el tiempo efectivo de trabajo y no el que pasan los trabajadores en la empresa, ya que a esas horas habría que descontarle el tiempo de aspectos como el desplazamiento entre centros de trabajo, salir a fumar o incluso el desayuno (si no está recogido en el convenio).

Para evitar sanciones por parte de la Inspección de Trabajo, el socio del departamento de Laboral de Garrigues, Cristóbal García, ha aconsejado a los empresarios que formalicen de inmediato el inicio de la consulta previa con los representantes de los trabajadores acerca de la organización y documentación del registro de jornada y que establezcan un procedimiento para redondear las horas de presencia en el trabajo. «Lo importante es evitar que afloren las horas extra porque el papelito dirá el tiempo de presencia, no el tiempo de trabajo».

Sobre este aspecto, el Of Counsel del departamento de Laboral de Garrigues, Federico Durán, ha lamentado que todas estas leyes acarrean problemas y dificultades para las empresas y crean obligaciones adicionales que afectan al ámbito competitivo. Es más, ha considerado que la aplicación de estas normas acarrean un coste económico significativo a las que ahora hay que darle solución. «Esta regulación no va a solucionar el problema porque la obligación de registrar el horario ya existe para el trabajo a tiempo parcial y este no se ha conseguido controlarse hasta ahora».

noticias relacionadas