Los espacios de ‘coworking’ se multiplican en la capital

Los espacios de ‘coworking’ se multiplican en la capital

En solo dos años han abierto en la capital hasta una decena de centros de trabajo cooperativo, aunque no todos con éxito

J. J. BUIZA

Compartir espacio, entablar relaciones con otros profesionales y descubrir nuevas oportunidades de negocio. Son tres de los grandes beneficios del coworking, término acuñado en los países de habla anglosajona para referirse a aquellos centros que utilizan fundamentalmente autónomos y trabajadores freelance para ejercer su profesión por más o menos tiempo.

Inconvenientes

Precios Compartir centro con otros profesionales reduce costes.
Profesionalidad Ideal para recibir a clientes.
Contactos Facilita relaciones con profesionales.
Conciliación Proporciona la separación de la vida laboral y personal que no logra el teletrabajo.
Convivencia . El ruido es una queja frecuente.
Privacidad Es necesario un talante abierto.
Casa En términos de costes, el teletrabajo siempre será más ventajoso.

Consolidados desde hace tiempo en lugares comoAlemania, Estados Unidos o Reino Unido, estos particulares espacios, dotados de conexión a internet, mesas de trabajo y salas para reuniones o presentaciones, se diferencian de las oficinas o los centros de negocio habituales en su menor precio, y empezaron a proliferar en España hace apenas dos años.

En este tiempo, Málaga ha pasado de no tener ninguno a rozar la decena solo en la capital. «Lo ideal sería un sistema colectivo mediante el cual los coworkers compartieran los gastos de uso de una oficina. Sin embargo los centros de coworking nacen de una iniciativa individual de alguien que los gestiona y asigna los precios para cubrir gastos e intentar obtener beneficios», reseña el consultor Andy García, quien ha elaborado un estudio comparativo sobre las principales instalaciones que operan en Málaga. El precio medio para los usuarios ronda los 150 euros al mes, con un horario de lunes a viernes desde las nueve de la mañana hasta las siete de la tarde en la mayoría de los casos (aunque hay algunos que cierran a las ocho).

Sin embargo, parece que todavía falta para que el concepto de coworking cale en Málaga. Pese al poco tiempo, algunos de los proyectos que han surgido han tenido que cerrar , como fue el caso de Coworking Teatinos, promovido por Andy García: «No obstante, el cierre no es definitivo, ya que actualmente estamos valorando varias opciones de viabilidad. Una de ellas es montar un nuevo coworking en el Centro, quizá en el Soho, atendiendo las necesidades actualmente no cubiertas que hemos detectado».

Otros negocios se han planteado un concepto diferente, como Coworking Málaga, situado en la Alameda Principal. «Para el año que viene será más como un club cerrado y enfocado a programadores para empresas alemanas y el mercado alemán en general», explican sus responsables. The Translation Factory, Nido, Clave Coworking, Metropolitan Design Lab oDoble Mitad son otros de los centros que han abierto en Málaga.