¿Estamos ante una posible nueva burbuja inmobiliaria?

El mercado inmobiliario y el sector de la construcción seguirán creciendo en 2018. :: a. g./
El mercado inmobiliario y el sector de la construcción seguirán creciendo en 2018. :: a. g.

El sector inmobiliario confirma su recuperación en medio de las dudas generadas por la sostenibilidad de su crecimiento

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El sector inmobiliario mantiene su tendencia alcista en medio de la preocupación generalizada por las posibles consecuencias del aumento de los precios. El último informe de mercados locales de la sociedad de tasación Tinsa revela que el coste medio de la vivienda terminada (nueva y usada) en la provincia de Málaga alcanzó 1.456 euros por metro cuadrado en 2017, un 3,9 por ciento más que el año anterior, cifra que aumenta hasta el 4,5 por ciento en el caso de Málaga capital, con un precio medio por metro cuadrado de 1.414 euros. El coste de la vivienda en la provincia supera la media andaluza por 301 euros y la media nacional por 192 euros. De forma paralela, el tiempo medio de venta de una vivienda desciende hasta 7,6 meses.

El aumento de los precios del mercado inmobiliario en España ha provocado que agencias de calificación como Fitch alerten de una posible nueva burbuja que, hasta el momento, ha sido frenada por las restricciones introducidas en las políticas de financiación y por un menor ritmo de construcción. El director general del Instituto de Práctica Empresarial (IPE), José Antonio Pérez, anticipa que los precios continuarán subiendo en 2018 ante la falta de suelo urbano finalista apto para edificar. El IPE sitúa este aumento en un 6,7 por ciento en Málaga y advierte de que el crecimiento podría alcanzar los dos dígitos. Pérez incide en la necesidad de «construir y desarrollar sosteniblemente, adaptándonos a los recursos naturales existentes y no al revés» y adelanta que, en caso de que el capital extranjero siga comprando suelo y activos, la Costa del Sol podría convertirse «en un feudo inmobiliario, ya que gana enteros a nivel internacional por el clima, la cultura, el desarrollo la gastronomía o el ocio».

La velocidad de crecimiento de los precios del mercado inmobiliario, sin embargo, supera los ajustes salariales, un escenario que complica el acceso a la vivienda a buena parte de la población. El Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) ya alertaba en su último informe de que la reactivación del sector en Málaga amenaza con dificultar bastante la posibilidad de compra a las familias. El OMAU, dependiente del Ayuntamiento, revela que en la capital hay «un porcentaje muy alto de empresas o personas inversoras en lugar de clientes habituales, que eran la tónica del negocio hasta 2008», de modo que en la actualidad «tienen una gran presencia» las empresas multinacionales y los fondos de inversión, que empezaron a aparecer en el mercado a finales de la década de los noventa. El Observatorio, que cifra el precio medio de la vivienda en 2.399 euros en la capital y en 2.115 euros en el caso de la provincia, insiste en que «la escasa oferta real de viviendas en venta y la saturación del mercado de alquiler, donde influye fuertemente el mercado de viviendas turísticas, van a provocar posiblemente un cuello de botella problemático en una ciudad como Málaga que vive momentos de expansión económica».

El precio medio de la vivienda en Málaga alcanzó 1.456 euros por metro cuadrado en 2017, un 3,9% más que en 2016 según Tinsa

Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, España tuvo que digerir lentamente el gran volumen de casas sin comprador. En la provincia de Málaga, que en 2010 llegó a acumular 36.533 viviendas en 'stock' según datos del IPE, el grueso de estos activos se encuentra en Manilva, Casares, Torrox y Vélez-Málaga, que en los últimos años han comenzado a dar salida a una oferta que hasta entonces no encontraba demanda. Ahora la situación es bien diferente: el 'stock' cae hasta mínimos históricos y cada vez se firman más promociones nuevas.

La consultora CBRE confirma que la mayor parte de los proyectos que quedaron parados durante la crisis «se han retomado» de forma paralela al incremento de nuevos proyectos residenciales. En la capital, las zonas de Teatinos y el Litoral Oeste «han vivido un auténtico despegue con el desarrollo de miles de viviendas», como ha ocurrido en localidades como Mijas, Estepona o Benahavís, que han concentrado la mayor parte de la actividad promotora.

Más

 

Fotos

Vídeos