Nubere, diseño malagueño de historias de amor

Cristina Muñoz, Blanca Muñoz y Ana Magdalena Quijano, las tres socias de Nubere./SUR
Cristina Muñoz, Blanca Muñoz y Ana Magdalena Quijano, las tres socias de Nubere. / SUR

Hace un año tres amigas malagueñas decidieron fundar su propia empresa de papelería nupcial con la que ayudar a las parejas a plasmar su esencia

FERNANDO MORGADO MÁLAGA.

Nubere es una joven empresa malagueña que nació hace poco más de un año debido a la afición de tres amigas «por contar historias a través de palabras o mediante el diseño». Cristina Muñoz, Ana Quijano y Blanca Muñoz pensaron, a raíz del compromiso de Ana, que cada pareja esconde su propia historia de amor, y qué mejor misión para su nueva empresa que ayudar a todas esas personas a plasmar su cuento particular en la papelería de su boda.

Blanca y Ana son licenciadas en Periodismo por la Universidad de Málaga, mientras que Cristina es graduada en Publicidad y Relaciones Públicas también por la UMA. Desde septiembre de 2017 forman Nubere y en poco tiempo han logrado que el nombre de su proyecto se haga un hueco entre las empresas especializadas en el diseño de papelería de boda. «A través de distintas técnicas como acuarelas, plumilla o diseño digital y mediante diversos materiales elaboramos el relato del amor de las parejas a partir de la personalización de su papelería: invitaciones, cartelería de la celebración, 'seating plan', meseros, minutas, etc. Aunque la papelería es la actividad principal de Nubere, también hemos realizado algunos trabajos de 'branding' para marcas del sector nupcial», explica Blanca Muñoz.

La originalidad es el valor que las tres fundadoras coinciden en señalar como clave en la buena marcha de Nubere. «Nuestro objetivo principal es plasmar en el papel una esencia original e irrepetible. Por ello no utilizamos ni plantillas ni elementos prediseñados, sino que partimos de un lienzo en blanco en cada ocasión. Tras una entrevista en profundidad con los novios, una muestra de propuestas y un trabajo exhaustivo desde el equipo creativo, ese lienzo transmitirá la esencia de la pareja», apunta Muñoz.

Las tres amigas son conscientes de que han entrado de lleno en un sector muy competitivo, pero también en pleno auge. «Existe un aumento en la demanda de detalles nupciales en general. Cada vez más parejas con un gusto o afición particular quieren plasmarlo en su boda. Hay una mayor predisposición por convertir la celebración en una fiesta que represente a los novios a través de esos detalles», añade. El buen hacer de Nubere en su corto tiempo de vida la ha llevado a ser una de las empresas candidatas a la decimosexta edición del Premio Júnior para Empresas del Instituto Municipal para la Formación y el Empleo (IMFE).

 

Fotos

Vídeos