El negocio del 'fitness' libra su particular batalla para ganar clientes en Málaga

Imagen del interior de un gimnasio Synergym, de los que en la provincia hay siete, cuatro en la capital y tres en Mijas, Marbella y Estepona. /SUR
Imagen del interior de un gimnasio Synergym, de los que en la provincia hay siete, cuatro en la capital y tres en Mijas, Marbella y Estepona. / SUR

Los gimnasios tradicionales conviven con grandes cadenas y centros especializados en un sector en el que los entrenadores personales alcanzan cada día más notoriedad

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El sector de los gimnasios y el 'fitness' en Málaga lleva varios años de gran dinamismo, con cada vez mayor competencia entre los operadores. Los negocios tradicionales de barrio se han modernizado para hacer frente al desembarco de grandes cadenas y franquicias, en un contexto que ha provocado una auténtica guerra de precios. Las grandes firmas del país han puesto sus miras en la provincia y desde aquí han surgido también importantes operadores que están consiguiendo su expansión por el territorio nacional.

Entre las cadenas locales que más presencia tienen actualmente sobresalen Vals Sports, impulsada en 2001 por Víctor Lopez, y Synergym, creada en 2014 por un grupo de malagueños con el apoyo de inversores de Londres. En el primer caso, cuentan con cinco centros en la ciudad (Ciudad Jardín, Teatinos, El Cónsul, Ave María y Churriana), y uno en Vélez-Málaga. En estas instalaciones disfrutan del deporte más de 50.000 usuarios, «que nos han elegido para mejorar su calidad de vida, apoyándose en nuestro trinomio de deporte, salud y belleza», sostiene López.

Los datos

950
Son los millones de euros que facturó el sector de los gimnasios en España en 2018, un 6% más.
3.950
Son los centros deportivos que hay funcionando en nuestro país, entre recintos públicos y privados, un 1% más que en 2017.
20-30
Es el precio medio de la mensualidad de los principales operadores del 'fitness' en Málaga.

Por su parte, Jordi Bella, director general de Synergym, cree que en Málaga «hay todavía más opciones para crecer». La firma cuenta con cuatro gimnasios en la ciudad y uno en Mijas, Marbella y Estepona. «Tenemos el viento a favor, cada vez más la gente quiere cuidarse y llevar una vida sana, nuestra propuesta de valor encaja ahí totalmente, porque ofrecemos un producto de alto valor y bajo precio», sostiene Bella. La firma local cuenta con diez centros más repartidos por Andalucía y Murcia, y este año esperan abrir una cantidad similar en Valencia y Aragón.

No en vano, la asistencia a los gimnasios en España ha crecido exponencialmente en la última década, gracias, en gran medida, a los nuevos modelos de negocio que han aparecido en el sector y que han democratizado el uso y la asistencia a los mismos. Según el último estudio realizado por la consultora DBK Observatorio Sectorial, el porcentaje de población que realiza una actividad física habitual se ha mantenido estable en un 46% en España. Sin embargo, el dato que sí ha aumentado es la cantidad de población que pertenece a un club de 'fitness', pasando de un 10,6% a un 10,9%. El sector en España, integrado por 3.950 centros, facturó el pasado año 950 millones de euros.

El modelo de la expansión en franquicia es uno de los que más ha crecido en Málaga. Sin embargo, el balance que ofrece es muy desigual, pues ha habido tanto casos de éxito como sonados fracasos. En el primer grupo se incluyen firmas como Brooklyn Fitboxing, que cuenta con un centro en Marbella y un 'corner' en un gimnasio de San Pedro de Alcántara. «Llevamos dos años y estamos satisfechos, somos un gimnasio muy personalizado, con sesiones de 50 minutos, combinando ejercicios de boxeo con el entrenamiento funcional», dice el responsable del centro marbellí, Antonio González.

Por su parte, Loren Zúñiga, exfutbolista del Málaga, está al frente de O'Woman Fitness, en la calle Carril del Capitán, un centro que hasta 2017 era una franquicia de la cadena Curves. Sin embargo, tras una mala experiencia con la firma decidió reconvertirlo en un gimnasio dirigido a mujeres.

En el sector del 'fitness' está cobrando cada día más protagonismo la figura del entrenador personal, no sólo en las sesiones 'indoor', sino también para las preparaciones en el exterior. La oferta es muy amplia en la ciudad y las tarifas varían considerablemente en función de la frecuencia de trabajo. Sin embargo, la competencia de estos profesionales está no solo en los gimnasios, sino también recientemente en las 'apps' específicas de entrenamiento. Se calcula que solo en Google Play existen unas 3.000 aplicaciones listas para descargar.

La electroestimulación, un método cada vez más utilizado

Los sistemas de electroestimulación muscular irrumpieron en España hace apenas una década y en este tiempo han experimentado una evolución espectacular. Cada vez son más los gimnasios y centros deportivos que incluyen este tipo de tecnología en su catálogo de servicios. Al mismo tiempo, han proliferado las marcas que montan sus propios centros específicos.

Electrofitness ZeusXT, en el paseo marítimo Antonio Banderas, Estímulo Fitness, en el Parque Tecnológico, o A20 Electrofitness, en la avenida Juan Sebastián Elcano son tres ejemplos de este auge de los entrenamientos basados en el uso de descargas eléctricas controladas en los distintos grupos musculares, empleando un traje específico. Incluso centros de estética y belleza, como la cadena Vivanta, los han incorporado a su oferta de servicios personalizados.

En este ámbito un ingeniero industrial malagueño, José Fuertes, de 44 años, ha conseguido situarse a la vanguardia, con el primer dispositivo del mercado inalámbrico, que no emplea cables para conectar la máquina con el traje que se coloca el usuario. En los poco más de tres años que Wiemspro lleva con el producto en el mercado ha conseguido comercializar más de 1.200 equipos. El 80% de estas ventas se ha realizado en una treintena de países de tres continentes: Europa, América y Asia. La facturación de la firma malagueña rondó en 2018 los tres millones de euros, con un crecimiento del 100% cada año.