Maskom cerrará el año con 100 millones de facturación y 55 supermercados

El cambio de imagen corporativa está llegando a todos los supermercados de la red./
El cambio de imagen corporativa está llegando a todos los supermercados de la red.

La cadena malagueña de distribución está invirtiendo este año 4 millones de euros entre una apertura y reformas de establecimientos

Nuria Triguero
NURIA TRIGUEROMÁLAGA

Después de 41 años de trayectoria, Maskom está a punto de traspasar una importante barrera simbólica: la de los 100 millones de euros en facturación. La cadena malagueña de distribución prevé cerrar este ejercicio por encima de esa cifra, «sin contar el IVA», matiza su máximo accionista y gerente, Sergio Cubero. «Si incluyéramos en la cifra de facturación el IVA que aplicamos hace tiempo que cruzamos ese umbral», añade. El aumento de ventas que está registrando la compañía en relación a 2018 ronda el 5%.

Maskom tiene previsto alcanzar otro hito para finales de año: su red comercial alcanzará los 55 establecimientos abiertos. Precisamente en diciembre celebrará la única apertura programada para este año: un supermercado con 1.000 metros cuadrados de sala de venta en la calle Horacio Lengo. El local que ocupa correspondió anteriormente a una tienda de Mercadona que cerró hace cuatro años, a raíz de la apertura de Vialia. Su puesta en marcha ha supuesto una inversión de un millón de euros.

Una de las novedades es una sección de productos ecológicos.
Una de las novedades es una sección de productos ecológicos.

Junto a esta apertura, y dentro del capítulo de inversiones, la cadena malagueña suma también las reformas realizadas en sus establecimientos, por valor de 3 millones de euros. Estas remodelaciones llevan aparejado un cambio en la nomenclatura de sus supermercados. Los formatos Mascerka y Maskom Plus desaparecen para dar lugar a sólo dos enseñas: Maskom (para supermercados de más de 300 metros cuadrados que disponen de carnicería atendida) y Maskom One (para locales pequeños, de menos de 300 metros cuadrados). Aparte de estas dos gamas de establecimientos está Maskompra, que sigue el formato 'supercash': un 'cash & carry' para particulares y profesionales, pensado para grandes compras. Por ahora, la cadena cuenta con un solo exponente de este formato, ubicado en el polígono El Viso. Tenía otro en Churriana, pero se ha convertido en un supermercado convencional.

Las tiendas se han reformado, asegura Cuberos, para «dar una imagen más moderna y funcional». Entre las novedades que la cadena está introduciendo hay una sección de alimentos ecológicos o la ampliación de las secciones de frescos, que ya eran un punto fuerte de Maskom, potenciando la venta de platos preparados.

Los supermercados reformados potencian la zona de frescos.
Los supermercados reformados potencian la zona de frescos.

La compañía aún no tiene aperturas fijadas para el año que viene, pero tiene claro que quiere seguir creciendo. «Mi intención es seguir hacia delante; en este negocio no te puedes estar quieto. Puede que ese crecimiento venga de comprar una cadena de supermercados ya operativa; o puede que venga de la apertura de tiendas de forma orgánica, pero la realidad es que es complicado encontrar buenos locales. Me gustaría abrir en Rincón de la Victoria o en Torremolinos, pero no encuentro los locales adecuados«, confiesa Sergio Cuberos.

Las claves del éxito

Hasta ahora, Maskom se ha caracterizado por un crecimiento pausado pero incesante. «Se puede pensar que llegar a los 55 supermercados en 41 años es poco», admite el gerente de la cadena. Sin embargo, si se compara la trayectoria de la empresa de Cuberos con la del resto de cadenas locales de distribución que poblaban la provincia en los años 90, la conclusión es clara: Maskom es la única que ha conseguido no sólo sobrevivir, sino convertirse en uno de los jugadores más importantes en una provincia como Málaga, donde los demás competidores son grandes cadenas.

¿Qué ha hecho diferente de otras cadenas locales? Para Sergio Cuberos hay varias claves: «La primera, que no estamos endeudados. Hemos crecido con recursos propios; más lentamente pero de forma más sólida. La segunda, nos hemos centrado mucho en los frescos: carnicería, pescadería, frutería. La tercera, que formamos parte de la mayor central de compras española, Euromadi, que nos permite ser muy competitivos tanto en marca de fabricante como en marca propia. Y la cuarta, nunca hemos descuidado el surtido de marcas de fabricante: tenemos 8.500 referencias en los supermercados grandes y el 80% de nuestra facturación viene de estas marcas«.