Invertir en 2019: claves para obtener rentabilidad en días de incertidumbre

Invertir en 2019: claves para obtener rentabilidad en días de incertidumbre

Los expertos recomiendan renta variable pese a la coyuntura europea marcada por el 'Brexit' y la tensión entre Estados Unidos y China, ya que la bolsa se mantiene estable

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

El año 2018 se cerró en las bolsas con un calificativo común en los distintos despachos de fondos de inversión:complicado. Dentro de un periodo que aparentaba ser alcista, los principales ciclos de 2018 cerraron en rojo por los mismos motivos que también condicionarán el mercado bursátil en 2019:la inestabilidad que generan el 'Brexit' y la tensión entre Estados Unidos y China, sumados a otros componentes que hicieron que los bancos, las automovilísticas y las constructoras salieran penalizadas del ejercicio. Por todo ello, los expertos coinciden en que 2019 no será un año tranquilo en la bolsa, aunque probablemente se mantenga dentro de unos márgenes asequibles, sin subidas ni bajadas excesivamente pronunciadas.

Entre los distintos informes de cara a este 2019, parece ser que hay 'quórum' con respecto a que el crecimiento será lento y la política monetaria se hará cada vez más dura. En ese contexto, distintos expertos coinciden en que Estados Unidos mantendrá un crecimiento del 2,5% y Europa un 1,8%, aunque el riesgo de recesión en los próximos doce meses ha ido subiendo de un 5% a estar entre el 15 y el 20% actual, según los datos de BBVA Research en un informe publicado a principios de este año.

Entre toda esta información, hay disparidad de opiniones sobre la idoneidad de apostar por la renta variable. Según los datos de crecimiento, parece que la bolsa permitirá jugar sin demasiado riesgo, pero otros expertos refuerzan la idea de invertir en bonos por su estabilidad y seguridad, y muchos de ellos apuntan a los emitidos por Estados Unidos como una opción interesante y rentable.

En cuanto a dónde poner el dinero, no hay una respuesta única. Cada casa de análisis tiene sus propias estrategias, aunque parece que el factor común reside en cierta tendencia continuista con respecto a lo sucedido en 2018:valores seguros del Ibex35, Europa por sus garantías y el crecimiento de valor, Japón, porque sus activos están a buen precio, además de recomendar las empresas tecnológicas y 'start ups' como buenas opciones con las que coquetear en la bolsa. Repsol, Iberdrola, Ferrovial y Telefónica siguen siendo las alternativas más recomendadas, no solo por sus acciones, sino por su renta fija corporativa, una opción que recomiendan desde Santander Wealth Management.

Esta guía –que tiene un carácter meramente informativo– ha sido elaborada combinando los datos que ofrece la Comisión Nacional del Mercado de Valores con la opinión de distintos profesionales de la asesoría para la inversión. Entre ellos están el experto Rafael Romero, director de Abante Málaga y el doctor en Economía José Antonio Pérez.

Primer paso Cada inversor tiene un perfil, conoce el tuyo

La clave más importante según los expertos no tiene nada que ver con los tipos de renta ni con los diferentes productos del mercado. Todos coinciden en que antes de tomar ninguna decisión hay que conocerse a sí mismo, en el plano económico y en el emocional.

Este punto es igual de importante tanto desde la perspectiva del inversor como del asesor. Toda recomendación que haga un profesional sobre inversiones tiene que estar avalada por un conocimiento claro del cliente, en términos de riesgo y gestión emocional de los plazos. Cada persona tiene un horizonte temporal óptimo relacionado con los objetivos de la inversión. No es lo mismo invertir una parte de los ahorros para dar la entrada de un piso lo antes posible a crear un plan a largo plazo con el que llevar a los niños a una buena universidad dentro de 15 años. Por tanto, los especialistas siempre recomiendan gestionar la inversión teniendo claro el objetivo de su rentabilidad.

También es importante conocer con qué experiencia llega el cliente al momento de invertir de cara a la capacidad de gestionar posibles pérdidas, especialmente en planes a largo plazo. Hay personas que no toleran bajadas de rentabilidad superior a determinadas cantidades, que se debe fijar como umbral máximo a la hora de establecer las características de la cartera de inversiones.

Tipos de activos ¿Qué es más atractivo, renta fija o variable?

Si hay tiempo y margen de actuación, tal y como están los índices de valores a principios de este 2019, lo más aconsejable es buscar la renta variable, porque presenta una oportunidad a largo plazo mayor que otro tipo de activos, aunque no todos los expertos coinciden en este punto.

La rentabilidad que da un producto financiero suele ser directamente proporcional al nivel de riesgo de perder capital. Es decir, mientras más volátil es una inversión, más posibilidades hay de perder parte de los fondos aportados y de que estos generen mayor beneficio.

Los productos de renta fija están compuestos por instrumentos financieros de deuda (bonos) emitidos por instituciones públicas –como el propio Estado– o privados . Tienen asociados un interés fijo y una fecha de vencimiento. Renta variable es sinónimo de acciones de empresas, que no tienen fecha ni interés fijo asociados, sino que dependen del mercado bursátil.

Si el corazón y el bolsillo están dispuestos a asumir cierta volatilidad, la oportunidad de inversión en los mercados de renta variable sigue siendo la más elevada, especialmente en Europa. Este 2019 la bolsa se está comportando sin demasiados sobresaltos aunque sin despegar, quizá por mantener la atención fija en la salida del Reino Unido de UE.

Ahorro sistemático Pequeñas aportaciones, grandes metas

Los expertos coinciden en que los jóvenes deberían comenzar a invertir desde su primer trabajo. Se trata de una costumbre muy habitual en países en los que las pensiones sociales no son tan sólidas como lo han sido hasta ahora en España. Comenzar a invertir desde el principio de la constitución patrimonial del individuo ayuda a construir un ahorro a largo plazo que no siempre debe ir orientado a la jubilación, aunque suele ser la finalidad más recurrente y generalizada.

Invirtiendo desde cero se produce un fenómeno conocido como efecto del interés compuesto. Esto implica que el valor que funciona como base para los intereses va subiendo conforme el dinero se acumula, de forma exponencial.

La clave de este punto está en el concepto del ahorro sistemático, aunque sea a través de cantidades pequeñas. Siempre que sea posible, conviene optar por la renta variable, combinando los fondos de inversión y fondos de pensiones. Estos están prudentemente gestionados y regulados por ley, y fiscalmente son muy eficientes. Tiene sentido trabajar esos objetivos a largo plazo con metas pequeñas.

Con pequeñas aportaciones se pueden conseguir grandes metas, pero para ello hay que destinar desde el primer día una cantidad, por pequeña que sea, a la inversión.

Inmobiliario El mercado inmobiliariosigue creciendo

La vivienda es una opción con pocos rivales a la hora de invertir en ahorro y conseguir liquidez. Mientras los alquileres sigan sólidos, el ahorrador de perfil pequeño seguirá viendo mayores ventajas en adquirir bienes inmuebles que en mantener su capital inmobilizado. Así lo explica el doctor en Economía y profesor de mercado inmobiliario en la Cátedra Inmobiliaria de la UMA José Antonio Pérez.

Tanto los inversores medios como altos (de grandes fondos) mantienen un gran interés en la provincia de Málaga por lo que los expertos conocen como el triángulo de oro:el valor inmobiliario de la Costa del Sol, el interés turístico-cultural del centro de la capital y el mercado de compraventa estándar.

El creciente interés en Málaga hace que la tendencia sea al alza, por lo que la coyuntura es clara:«A quien no compre hoy le resultará más caro comprar mañana». Esto implica que el crecimiento de los precios garantiza una alta rentabilidad en el futuro. Eso sí, Pérez pone sobre la mesa que «no se puede meter la pata nuevamente» por lo que hay que estar atentos por si se toman decisiones políticas que pongan en riesgo ese equilibrio. «De momento el crecimiento de los precios tanto en venta como en alquiler es sostenido, pero hay que permanecer vigilantes», concluye el experto

Estrategia Diversificar, clave del éxito (o del no-fracaso)

Uno de los grandes consejos en los que coinciden la mayoría de expertos, y que se puede seguir indistintamente del momento en el que se invierta –es igual de válido en este 2019 que en 2018– reside en la importancia de la diversificación. Dividir la inversión es, para muchos, la clave del éxito, entendido como una forma de no fracasar.

En cualquier tipo de inversión, incluso en las que se programan a muy largo plazo, las subidas y bajadas no se producen de forma simultánea. Diversificar es tener renta variable en distintos sectores, emisores, países, mercados e incluso tipos de renta (bonos y acciones). Básicamente, este consejo se basa en la premisa de no poner todos los huevos en la misma cesta, un concepto muy conocido pero que tiene una importancia mayor de la que puede parecer a simple vista.

Tener todo el capital disponible en las acciones de una misma empresa tiene un riesgo de fracaso muy alto. Si el total disponible se subdivide en sectores, emisores y mercados geográficos, las posibilidades de que una bajada puntual genere pérdidas irrecuperables son mínimas. Para los expertos en inversión, el éxito está en la estabilidad, y no hay cartera más estable que la que tiene sus frentes diversificados.

Asesoramiento Los primeros pasos, siempre con profesionales

Independientemente de la coyuntura económica, los primeros pasos de todo inversor deben ir acompañados de un profesional, ya sea de banca o de una asesoría especializada. No solo lo dicen los expertos, también la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en las distintas guías que ha publicado.

Todos los profesionales que den un consejo o asesoren a un cliente deben estar acreditados por ley, por lo que sus propuestas siempre tendrán como punto de partida el conocimiento exhaustivo del inversor. La CNMV cuenta con un listado de títulos y su capacidad como acreditación para informar o asesorar (que es muy distinto) sobre operaciones financieras y de inversión.

Los movimientos del mercado y la operativa de la inversión es, por lo general, más compleja, por lo que un profesional del sector habituado a los movimientos financieros y conocedor de los distintos productos con los que componer una cartera siempre será una buena opción, tanto para aquellos que se inician en la inversión como para quienes tienen experiencia.

Cada vez más, las empresas especializadas tienen claro que hay que colocar al cliente/inversor en el centro de la operación, y conocer desde el principio para qué se está invirtiendo, dejando de lado el 'en qué invertir' como una consecuencia de la primera premisa.