Inversores locales y alemanes compran los suelos de lo que fue Cervezas Victoria en Málaga

Inversores locales y alemanes compran los suelos de lo que fue Cervezas Victoria en Málaga

Los empresarios desarrollarán un proyecto de oficinas, comercios, naves y aparcamientos dividido en cuatro manzanas

Jesús Hinojosa
JESÚS HINOJOSAMálaga

La creciente demanda de suelo para uso empresarial y de oficinas en Málaga ha hecho que se reactive uno de los proyectos con este destino que llevaba años aletargado. Se trata de la operación urbanística prevista para los suelos que ocupó la antigua fábrica de Cervezas Victoria, junto a la carretera Azucarera-Intelhorce. Hace 13 años que el Ayuntamiento dio luz verde a la ordenación de estos terrenos y los dividió en cuatro manzanas rectangulares para albergar oficinas, comercios, naves y aparcamientos. Las obras de urbanización de la zona llegaron a finalizarse, pero la crisis económica hizo que esta actuación quedara lastrada y en manos de los bancos. En concreto, de Unicaja, que a través de su brazo inmobiliario Gestión de Inmuebles Adquiridos (GIA) ha podido ya desprenderse de la mayor parte de esta superficie para dejarla en manos de empresarios dispuestos a desarrollarla.

Según ha podido conocer este periódico, inversores locales y alemanes están detrás de la adquisición de estas parcelas, que están llamadas a transformarse en un nuevo centro de negocios y empresas emplazado en pleno corazón de la zona de polígonos del Guadalhorce, junto a los de Santa Teresa y Santa Cruz.

Los suelos, que suman una superficie de 50.137 metros cuadrados, están repartidos en cuatro manzanas alargadas. En la que tendrá fachada a la carretera Azucarera-Intelhorce se levantará un edificio de oficinas, locales comerciales y aparcamientos que cuenta ya incluso con los permisos urbanísticos para construirse. Lo desarrollará el grupo empresarial La Peñita, de la familia Badía, de Alhaurín el Grande, que agrupa a un buen número de estaciones de servicio. Con este proyecto ampliará sus líneas de negocio, si bien aún no tiene plazos concretos para ello. «Lo vamos a desarrollar nosotros directamente, pero todavía está en estudio», expusieron fuentes de La Peñita, que confirmaron que la actuación dispone de los permisos de obra necesarios para ponerse en marcha. Por ahora el grupo Badía ha desembolsado 2,1 millones de euros en la compra del suelo a GIA, para desarrollar una construcción con capacidad para seis mil metros cuadrados útiles de oficinas distribuidas en tres plantas, sobre un amplio bajo para uso comercial.

En una segunda línea de edificación respecto al eje de la carretera Azucarera-Intelhorce, detrás del edificio comercial y de oficinas que prevé acometer La Peñita, se realizará una primera manzana de naves para uso empresarial. La ordenación contempla en esta manzana un total de 35 naves que abarcarán un ámbito de 9.367 metros cuadrados en total. Esta pieza del proyecto ha sido adquirida por dos inversores al mismo tiempo. Por un lado, por la sociedad Winterhalter Inmobilien, que pertenece a un grupo alemán dedicado a la venta de electrodomésticos industriales con delegación en Málaga, que se ha hecho con el 77,55% de esa manzana, un total de 27 parcelas. Y, por otro, por la sociedad Inversiones Vegas Romero, que forma parte del grupo de empresas de Cecilio Vegas, fundado en Coín en la década de los ochenta, que ha comprado el 22,45%, ocho parcelas. Entre ambos, han desembolsado un total de 2,8 millones de euros por estos terrenos que también serán desarrollados en los próximos años.

Respecto a las dos manzanas restantes, según fuentes consultadas, una se encuentra todavía en posesión de GIA para su comercialización y la otra fue adquirida en marzo del año pasado por una empresa participada por el grupo Cecilio. En total, los empresarios que han adquirido ya suelos de las antiguas Cervezas Victoria han invertido más de siete millones de euros para hacerse con las fincas en las que desarrollarán sus respectivos proyectos.

Inundabilidad

Esta operación urbanística está condicionada por los mapas del riesgo de inundación que aprobó la Junta de Andalucía para los suelos del entorno de la desembocadura delGuadalhorce, ya que las antiguas parcelas de Cervezas Victoria están afectadas por la huella de esos mapas. No obstante, recientes sentencias del Tribunal Supremo, a raíz de recursos presentados por los empresarios, entre ellos uno de la Asociación de Polígonos de Málaga defendido por el letrado Manuel Jiménez, de Ius Urbis, han anulado por un defecto formal los condicionantes normativos más severos para poder construir en estos terrenos, lo que podría facilitar su desarrollo. Con todo, el Gobierno andaluz no se ha pronunciado aún respecto al efecto que van a tener estos fallos judiciales en la tramitación de los proyectos afectados por la inundabilidad.