La empresa malagueña Patatas Paco José se renueva y abre su tercera tienda

Interior de la nueva tienda, situada en la calle Armengual de la Mota, 10. /Salvador Salas
Interior de la nueva tienda, situada en la calle Armengual de la Mota, 10. / Salvador Salas

La firma especializada en la venta de patatas fritas y frutos secos estrena formato en la calle Armengual de la Mota

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

La empresa malagueña Patatas Paco José se renueva para seguir creciendo. La firma familiar fundada hace más de 40 años en la capital ha decidido hacer una incursión en el mundo de la hostelería y ofrecer productos para consumir en el mismo establecimiento en el flamante negocio que acaban de inaugurar en la calle Armengual de la Mota. Abierto a finales del año pasado, se trata del tercer local que ocupa esta familia de empresarios en la capital.

Francisco Torres, el responsable de la expansión de la marca, explica que en este nuevo local ofrecerán como novedad churros y patatas fritas estilo «bastón» para consumir en el momento en mesas altas o para llevar, además de los habituales frutos secos y patatas fritas de bolsa que ya ofertan en las otras tiendas. Para la apertura de esta tercera tienda han contratado a cuatro personas.

El nuevo negocio se localiza en el número 10 de la céntrica vía, en un local de unos 40 metros cuadrados que hasta el pasado mes de octubre ocupaba la zapatería Pepe Alba. Esta tienda abrirá todos los días de 8.30 a 22 horas para tratar de captar a las numerosas personas que pasan a diario por la calle.

Torres reseña que es una zona a la que le tenía echado el ojo desde hace mucho tiempo al considerar que se trata de una de las vías más comerciales de la ciudad y que se encuentra prácticamente en el Centro. Por eso, cuando surgió la oportunidad no se lo pensó dos veces. «Es una esquina con un gran paso de personas y creo que nuestro concepto puede funcionar», razona.

Sobre la inclusión de nuevos productos expone que por las mañanas ofrecerán chocolate con churros, y que a partir de la media tarde freirán patatas para ofrecerlas con ketchup o mahonesa para que los clientes se las puedan tomar junto a un refresco o una cerveza. «Esta zona es de mucho paso por lo que puede funcionar bien el 'take away'». Aunque de momento sólo lo ofrecerán en esta tienda a modo de prueba, no descartan venderlos también en las otras si comprueban que hay demanda. «Somos una pequeña empresa y tenemos que crecer con mucha prudencia por el esfuerzo económico que supone».

Pequeña freiduría, el origen

Con esta nueva apertura, Patatas Paco José dispone ya de tres tiendas en la capital, además de la fábrica central en el polígono La Estrella. Fundada por el matrimonio formado por Mari Carmen Robles y Francisco José Torres, el negocio empezó con una pequeña freiduría tradicional de patatas en la calle Mármoles. De ahí dieron el salto a una nave del polígono industrial La Estrella, a principios de los años ochenta del pasado siglo, y en 2007 abrieron su primer establecimiento en el centro histórico de la capital, en la calle Sebastián Souvirón número 5, junto al edificio de Félix Sáenz. Posteriormente llegaron los de la calle Calderería, en 2014, y este de la calle Armengual de la Mota.

Además de las tradicionales patatas que fríen a diario en las instalaciones del polígono industrial de la capital, en sus establecimientos puede encontrarse un amplio surtido de frutos secos tanto fritos como tostados al horno. Igualmente ofrecen chocolates y bombones belgas y franceses, caramelos, gominolas, y en las fechas navideñas juguetes para los más pequeños. Y todo ello en un negocio en donde cuidan especialmente la decoración y la estética.