Los efectos del Brexit sobre las empresas malagueñas siguen siendo una incógnita

Un momento de las jornadas celebradas. /Ñito Salas
Un momento de las jornadas celebradas. / Ñito Salas

Expertos de la Secretaria de Comercio exponen en Málaga los distintos escenarios posible que se pueden presentar con y sin la salida de Reino Unido de la UE

AGUSTÍN PELÁEZ

El Reino Unidos es el sexto destino de las exportaciones malagueñas, muy por detrás de otros como Francia, Portugal o Estados Unidos. Sin embargo, ha ido en crecimiento durante los últimos años, debido a que las empresas de la provincia han encontrado en el mismo un mercado bastante interesante. El valor de las exportaciones asciende a unos 90 millones de euros anuales, lo que indica que es un mercado que no deja de ser importante para la economía de la provincia. Los principales productos malagueños que se exportan a Reino Unido son sobre todo frutas y hortalizas, que suponen la mitad de nuestras ventas en este destino. Le siguen textil y confección, equipos de telecomunicaciones y productos cánticos.

Los datos que manejan las administraciones dejan claro que un cierre brusco de este mercado afectaría seriamente a sectores de la economía malagueña como el hortofrutícola y el textil, dado que ello significaría establecimiento de aranceles y controles en el comercio que ahora no existen.

Para conocer los efectos prácticos del Brexit sobre las relaciones comerciales de España con el reino Unido y de manera especial para las empresas malagueñas, Cajamar Caja Rural, el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), la Cámara de Comercio, la Confederación de Empresarios de Málaga y Extenda han celebrado hoy en Málaga una jornada en la que técnicos de la Secretaría de Estado de Comercio han expuesto los posibles escenarios que existen y cómo podrían afectar a las exportaciones de la provincia a Reino Unido.

La no ratificación del preacuerdo con la Unión Europea por el Parlamento del Reino Unido, que tenía que haberse producido el pasado 11 de Diciembre, dibuja de komehto un panorama poco alentador. Al menos, así lo ha manifestado el director provincial de Comercio y del ICEX en Málaga, Rafael Fuentes. «Sin acuerdo Reino Unido parará a ser un país tercero bajo el régimen de la Organización Mundial de Comercio y por tanto las relaciones comerciales serán como con cualquier otros país con el que no existe acuerdo comercial, lo que generará efectos en términos de aranceles, inspecciones y adunas. En la situación en la que nos encontramos a partir del próximo 29 de marzo Reino Unido dejará de pertenecer a la UE y ello es algo sobre los que las empresas malagueñas deben tomar conciencia para adaptarse, pero sin miedo».

Fuentes insistió en que es indispensable que las empresas exportadoras de la provincia hagan lo posible para adaptarse «porque Reino Unido es un mercado que no debemos abandonar».

Para el responsable del ICEX en Málaga, el pero de los escenarios posibles es que Reino Unido no alcance un acuerdo con la UE y pase a ser considerado un país tercero, lo que le permitirá imponer aranceles y otros requisitos y controles.

Otro escenario posible es que se acuerde la creación de una zona de libre cambio, lo que eliminaría los aranceles y se facilitaría el comercio. La tercera posibilidad, para Fuentes, es que la creación de una unión aduanera, que permitiría el libre comercio de bienes y servicios, y por último el mantenimiento de un mercado único, lo que supondría la libre circulación de capital y personas. «Este escenario sería como el que hay ahora», ha explicado el director provincial de Comercio del Gobierno central, para quien en estos momentos es clave que las empresas conozcan la máxima información sobre la negociación y que estén pendientes del resultado final, para lo cual ha aconsejado consultar la web de la Secretaria de estado de Comercio, donde se vuelca información actualizada sobre el Brexit.

El subdirector general de Política Arancelaria e Instrumentos de Defensa de Comercio, Pedro Pascual, ha lanzado un mensaje de tranquilidad y ha insistido en la necesidad de mantener este mercado, aún en el supuesto de que el Brexit se lleve a cabo sin acuerdo. «Todos los escenarios están abiertos y Reino Unido es un mercado que las empresas españolas deben mantener con o sin Brexit, adaptándose a los que pueda suceder. Si se convierte en un país tercero, como Estados Unidos o China, habrá que adaptarse, aunque ello supongan complicaciones, pero no podemos prescindir del mercado británico».

En términos similares se ha expresado también el Subdirector general de Inspección de Certificación y Asistentes Técnico de Comercio Exterior, Blas Vicente, para quien el momento actual exige estar preparado para que los cambios que se puedan producir no representen un freno en sus actividad exportadora.

El presidente de la Cámara de Comercio de Málaga, Jerónimo Pérez Casero, por su parte ha recordado que la balanza comercial de Málaga con el reunió Unido es deficitaria, ya que importamos más que exportamos. En este sentido, ha indicado la previsible bajada de la Libra perjudicará y acrecentará este saldo negativo. Asimismo ha señalado que esa bajada de la Libra puede perjudicar también al turismo. «Los británicos son claves para nuestro sector turístico, pero además en nuestra provincia hay infinidad de residentes del Reino Unido que no sabemos qué comportamiento van a tener con el Brexit y eso será perjudicial. para la economía malagueña», ha manifestado Pérez Casero.