DE ECONOMISTA A REPARDOR DE TELÉFONOS

Enrique Martínez y Arantxa Miró se dedicaban a las finanzas tras haber estudiado Económicas. Cuando Arantxa se quedó sin empleo, Enrique convirtió su afición por la electrónica en una forma diferente de aportar ingresos adicionales a casa: «Comencé a reparar teléfonos en nuestro domicilio». El primer móvil que reparó fue el de su mujer, gracias a unos videos de internet, ya que después de mucho buscar no encontraron ningún establecimiento que pudiera hacerse cargo del sevricio. A partir de ahí el negocio casero comenzó a crecer hasta que Arantxa abrió una tienda en Cruz de Humilladero. «Con el paso del tiempo la cosa fue cada vez mejor, dejé mi trabajo y me sumé a la plantilla». Así nació Doctor Móvil, una tienda que actualmente está en el barrio de Teatinos y que, pese a tener tan solo a dos trabajadores, se ha convertido en el sustento de la familia. «Nuestra idea era trabajar de lo que nos gusta, y vimos que además de que se nos da bien, es un trabajo muy entretenido y que a los dos nos encanta», explica el empresario.

 

Fotos

Vídeos