'Noahmund', el despegue de un proyecto 'indie' malagueño

El equipo del Estudio Ábrego, que tiene su sede en el Polo de Contenidos Digitales de Málaga. /SUR
El equipo del Estudio Ábrego, que tiene su sede en el Polo de Contenidos Digitales de Málaga. / SUR

Primer videojuego del estudio malagueño Ábrego

FERNANDO MORGADO

Alejandro Domínguez y Alberto Jiménez habían dedicado ya demasiado tiempo libre a hacer videojuegos de forma 'amateur'. Temían perder la pasión por su 'hobby' e hicieron lo más arriesgado, pero a la vez satisfactorio: convirtieron su afición en su profesión con la ayuda de otro amigo, Carlos Vallejo.

Entre los tres unían las habilidades necesarias para crear un negocio en la industria del videojuego: Domínguez es graduado superior en Administración de Sistemas y un experto programador; Jiménez se formó en la Escuela Superior de Artes Escénicas de Málaga y escribe guiones, y Vallejo es compositor y técnico de sonido.

En marzo de 2017 fundaron Estudio Ábrego, un proyecto 'indie' que ya ha despegado y espera hacerse grande poco a poco. «El paso no fue nada sencillo. Lo primero que hicimos fue buscar un espacio público en el que poder empezar. Nos ayudamos del programa Urban Lab y gracias a Promálaga entramos en un 'coworking' para emprendedores del mundo de los videojuegos», explica Domínguez. Ahora, su sede está en el espacio de Badland Games en el Polo de Contenidos Digitales de Málaga, donde conviven con otras 'start-ups'.

'Noahmund' está disponible para PC, y pronto lo estará también para videoconsolas gracias a Badland Games

Rol 'a la japonesa'

Pero para que la aventura se hiciese realidad, el estudio necesitaba una primera idea sobre la que trabajar. Entonces apareció Jiménez con 'Noahmund', un juego de rol 'a la japonesa' que combina la mecánica de los juegos de rol tácticos con la acción en tiempo real y que está disponible para PC. «Ahora estamos en proceso de lanzarlo para videoconsolas gracias a Badland Games. Ahí es donde está la rentabilidad. Vender un videojuego es más difícil que hacerlo», confiesa Domínguez, que también se muestra orgulloso de que su idea haya podido llegar hasta Japón a través de la publicadora Shinyuden. Como cuenta el CEO de la empresa, Ábrego es uno de los candidatos a la decimosexta edición del premio Júnior para Empresas del Instituto Municipal para la Formación y el Empleo (IMFE). «Nos pareció una buena idea inscribirnos por la visibilidad que nos puede dar. Somos una pequeña empresa con ganas de crecer y de abrir mercado. Queremos añadir a la creciente industria malagueña del videojuego una oportunidad más», apunta el joven, para quien el mayor reto del sector está en su profesionalización.

 

Fotos

Vídeos