El primer moscatel espumoso de Málaga duplica producción en su segunda añada

El primer moscatel espumoso de Málaga duplica producción en su segunda añada

EFEvélez-málaga

El grupo bodeguero Jorge Ordóñez, líder español en bodegas boutique, ha duplicado hasta los 80.000 litros la producción de la segunda añada de su moscatel espumoso, el primer vino de su categoría en la Denominación de Origen de Málaga y Sierras de Málaga.Victoria Ordóñez, directora de la bodega Jorge Ordóñez, con sede en Vélez-Málaga (Málaga) y que da nombre al grupo bodeguero, ha explicado hoy en un comunicado que una parte importante de la segunda añada de este caldo, denominado Botani Espumoso, "ya está reservada".

Ha indicado que esta producción de 80.000 litros, correspondiente a la cosecha de 2014 y que se lanzará al mercado en las próximas semanas, supone el doble que en 2013, "aunque siempre dentro de los parámetros de fabricación limitada de las bodegas boutique".

Botani Espumoso, que agotó su primera añada en tan sólo dos meses, está elaborado con uva moscatel de Alejandría, cien por cien, procedente de los viñedos viejos de Almáchar, en el corazón de la Axarquía malagueña, situados en pendientes orientadas hacia el norte, a una altitud de entre 600 y 800 metros.

Son uvas de una calidad extraordinaria, que se vendimian a mano, a partir de la última semana de julio o la primera de agosto, y se guardan en pequeñas cajas de diez kilogramos, para prevenir daños y oxidación de la fruta.

La producción de esta segunda añada se repartirá al máximo en el mercado, como ya se hizo con la primera, puesto que el objetivo de la bodega, según Ordóñez, es que "el mayor número de clientes puedan catar y disfrutar esta auténtica delicia enológica de Málaga".

Ha recordado que el crítico estadounidense Robert Parker fue "contundente" en su veredicto sobre la primera añada de Botani Espumoso, "con una estupenda calificación de 92 puntos".

El grupo Jorge Ordóñez produce más de treinta vinos en trece denominaciones de origen, en las que emplea uvas de variedades autóctonas españolas, procedentes de viñas muy viejas, y está generando "caldos exclusivos creados por algunos de los enólogos más reconocidos del mundo para cada tipo de vino".