La economía de EE UU se acelera en el primer trimestre y crece un 3,2%

La mejora de la balanza comercial empuja el PIB pese a que el consumo interno se ralentiza y crece solo un 1,2%, la mitad que al cerrar 2018

R. C.

washington. Cara y cruz en los primeros datos en 2019 de la aún potencia económica más importante del mundo. Y es que si bien el Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos creció a un ritmo anual del 3,2 % entre enero y marzo, según el calculo provisional publicado ayer por el Departamento de Comercio, tan buen resultado oculta un frenazo importante en el consumo de los hogares y no fue por los precios.

El aumento registrado en la actividad supera en casi un punto los cálculos de los analistas, que habían pronosticado un crecimiento del 2,3 %. El mismo avance registra respecto a la tasa del cuarto trimestre de 2018, que fue del 2,2%, e igualmente mejora el dato de todo el año pasado, que cerró en el 2,9%.

El gasto público y la inversión fueron los principales motores de la aceleración económica, con un avance del 5,1% en los movimientos domésticos de capitales privados y del 2,4% en el caso del Ejecutivo federal. El otro gran apoyo positivo del PIB fue la balanza comercial, con las exportaciones subiendo al mismo ritmo que caían las importaciones (3,7%) pese a mantenerse la tensión arancelaria.

La cara negativa resultó el fuerte descenso en el gasto de los consumidores, que subió apenas la mitad de lo que lo había hecho en los tres últimos meses de 2018: un 1,2% ahora frente a un 2,5% antes. En la misma línea la demanda final de los hogares se relajó hasta el 1,3%, su dato más bajo desde la primavera de 2013, mientras que el desembolso de los estadounidenses en bienes duraderos cayó un 5,3%.

También se contrajo la actividad del sector inmobiliario (-2,8%) y se ralentizó la creación de empleo. En marzo, no obstante, se observó una recuperación del comercio minorista, cuyas ventas subieron un 1,2% tras la caída invernal.

Les ayudó que la inflación relajara su presión, al situarse el índice de precios de los bienes en el 0,6%, casi tres veces menos que el dato con que terminó 2018.